Miércoles, 24 de Octubre de 2007

La violación en las guerras sigue impune

PÚBLICO.ES ·24/10/2007 - 22:59h

AFP/JOSE CENDON - Mujeres congoleñas en un centro de asistencia a violadas. AFP/JOSÉ CENDÓN

La violencia sexual en situaciones de conflicto ha alcanzado en algunos países “proporciones horrendas y epidémicas”, en palabras del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y las promesas internacionales para hacer algo al respecto siguen quedándose en eso, en promesas.

Ban habló ante el Consejo de Seguridad, que estaba reunido para debatir el grado de cumplimiento de la resolución 1.325, aprobada en 2000. Este texto pedía la protección de mujeres y niñas frente a la violencia sexual que sufren durante las guerras, y medidas para poner fin a la impunidad con que ésta es cometida.

A escasas horas antes de que comenzara a celebrarse el Día de la ONU, el debate confirmó que el cumplimiento de la resolución, como muchos otros textos de la organización, ha sido escaso.

“La violencia sexual continúa estando omnipresente en los conflictos”, dijo Rachel Mayanja, asesora especial para cuestiones de género de Ban Ki-moon.

“La violación debe ser nombrada por lo que es: no un acto privado ni el comportamiento desafortunado de un soldado díscolo sino una agresión, una tortura, un crimen de guerra y de genocidio”, agregó.

“La impunidad de que gozan los autores y la insuficiente respuesta a las necesidades de las víctimas es inaceptable y moralmente reprobable”, concluyó la asesora.

Un informe de Human Rights Watch (HRW) sobre la situación en la República Democrática de Congo divulgado ayer señala que en la provincia de Kivu Norte los civiles siguen sufriendo “ataques horrendos, incluidos asesinatos y violaciones generalizadas y el reclutamiento forzado de niños”.  Ello a pesar de que la paz se firmó oficialmente en 2003 y desde 2006 hay un Gobierno legítimo salido de las urnas, aunque éste no ha logrado pacificar las provincias del este.

“La incapacidad del Estado para proteger a sus ciudadanos y la prácticamente total impunidad para los autores de los crímenes son cuestiones que siguen sin resolver”, apunta HRW.
El jefe de operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, Jean-Marie Guéhenno, advirtió de que luchar contra la violencia sexual requiere “un esfuerzo concertado”. La presencia de cascos azules por sí sola no garantiza la protección de los civiles.