Miércoles, 24 de Octubre de 2007

España tiene un plan para cumplir con Kioto

Las CCAA tendrán que aprobar sus propuestas de clima antes de final de año

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·24/10/2007 - 20:47h

España tiene derecho a incrementar sus emisiones durante el período 2008-2012 en un 15% respecto a la cifra de 1990, según lo acordado en el Protocolo de Kioto. Sin embargo, en 2005 ya superaba en un 52% ese valor de referencia.

La Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia, que debaten hoy el Consejo Nacional del Clima y la Conferencia Sectorial de las Comunidades Autónomas, recoge las asignaciones previstas para que España pueda cumplir aún el Protocolo de Kioto.

Las emisiones extra actuales son de 101,3 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2). De este centenar de millones de toneladas, a los bosques (como sumideros de CO2) se les ha asignado fijar 5,8 millones de toneladas al año; las empresas deberán adquirir derechos por un máximo de 26,04 millones de toneladas al año; el Gobierno tendrá que comprar derechos de emisión por 31,83 millones; y los 37,3 millones restantes habrá que reducirlos mediante actuaciones de los Gobiernos central (60%) y autonómicos (40%).

Las comunidades autónomas tendrán que aprobar antes de final de año sus propias estrategias para asegurar que se reduzcan las emisiones. Comunidades como Cataluña, País Vasco o Andalucía ya tienen sus estrategias bastante avanzadas. Otras, como Galicia, Aragón, Baleares o la Comunidad Valenciana han comenzado a redactar sus propuestas. Los planes del resto de Autonomías aún se desconocen.

La Estrategia Española de Cambio Climático incluye 198 actuaciones, de las cuales 80 están recogidas entre el Plan de medidas urgentes y el Plan de ahorro y eficiencia energética 2008-2012. Las 118 medidas restantes deben ser acordadas entre el Gobierno, las comunidades autónomas y los agentes sociales.

Costes

El Plan de ahorro prevé una inversión de más de 400 millones de euros anuales, es decir, 2.366 millones en cinco años. Además, el coste global para las empresas y el Gobierno en la compra de emisiones y actuaciones concretas oscilará entre los 2.000 y los 3.000 millones de euros. El Ejecutivo central tiene ya previsto en los Presupuestos Generales del Estado para 2008 unos 150 millones de euros para comprar derechos de emisiones.

La tendencia de emisiones experimentó en 2006 un cambio. Ése fue el primer año en que las emisiones se redujeron al tiempo que se moderó el consumo energético. El superávit de emisiones en 2006 fue del 48% respecto a 1990, cuatro puntos menos que el año previo, lo que indica que las medidas implementadas dieron resultado –ayudadas por un aumento de las lluvias, que favoreció la producción hidroeléctrica y, con ella, un consumo menor de combustibles fósiles y carbón–.

En lo que va de 2007, el alto precio del petróleo ha encarecido el precio del gas, lo que provoca un aumento del consumo de carbón, que a su vez incrementará las emisiones de gases de efecto invernadero. Así, frente a un moderado aumento del consumo energético del 2%, el consumo de carbón se ha incrementado hasta ahora en un 5%.

Por último, las centrales nucleares (no emisoras de CO2) no están funcionando todo lo previsto, lo que conlleva un mayor consumo de combustibles fósiles (emisores de CO2).