Miércoles, 24 de Octubre de 2007

Clos y Montilla, solos ante el caos de Catalunya

Todos los grupos, incluídos los socios del PSOE en el Gobern, ERC e ICV, criticaron la actuación del Gobierno

D. Miró/ L.Calvo ·24/10/2007 - 22:40h

José Montilla en un momento del debate

Falta inversión. Todos los grupos coincidieron ayer durante la comparecencia en el Senado del ministro de Industria, Joan Clos, para explicar ante la cámara la situación de las infraestructuras y las inversiones previstas en Cataluña. Un "papelón" que según todos los grupos debía corresponder a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. El PP fue más lejos y consideró a Zapatero el indicado para explicarlo.

El punto de unión respecto a la falta de inversiones se diluyó a la hora de señalar responsables y Clos tuvo que defender contra todos la política del Gobierno. En un discurso plagado de datos, explicó la situación que el Gobierno "heredó" en 2004 y la forma en la que había "encarado esa verdad, incómoda para algunos". El ministro, después de pedir disculpas a los afectados, destacó que el Gobierno socialista invierte ahora en Catalunya el doble que los gobiernos del PP. "Es más", señaló, "de 1.000 millones hemos pasado a 4.200".

Enfrente encontró al PP y al resto de grupos de la cámara menos el PSOE. El senador conservador Juan José Ortiz, además de negar el incremento de la inversión, acusó al Gobierno de repartir responsabilidades sin asumir su parte. "Esto es fruto de la mala ejecución del AVE", protestó.

Los grupos minoritarios dividieron las culpas entre conservadores y socialistas. La transferencia de competencias sobrevoló la sesión y los grupos nacionalistas instaron al Gobierno a confiar en un Estado de las Autonomías que "ya está maduro". Pere Macías, de CiU, que rompió en la tribuna un papel con la fecha de inauguración del AVE, espetó al ministro: "Es hora de abandonar las falsas promesas". El portavoz socialista, Vicente Guillén contraatacó: "Ahora su grupo está votando contra los presupuestos", que materializaban "las inversiones recogidas en el Estatuto" .

Agrio debate en Cataluña
El PSC, por su parte, se quedó sólo ayer en el Parlament catalán defendiendo la continuidad de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. Un estoico Montilla tuvo que responder las críticas a la ministra incluso de sus socios de ICV y ERC. Artur Mas apeló a sus "convicciones democráticas, porque una mayoría amplísima de este Parlament se lo pide" y definió la situación como "una emergencia y una catástrofe de dimensiones muy importantes que no se puede esconder por partidismo".
El president Montilla respondió que "yo no necesito micrófonos para que mi voz llegue lejos y de forma clara y fuerte". En este sentido reveló que había tratado la cuestión con el presidente del Gobierno y que ambos habían coincidido en que lo prioritario ahora no es la inauguración del AVE. "La fecha que me preocupa no es necesariamente el 21 de diciembre", dijo. Lo que no hizo José Montilla, lo hizo un conseller de su gobierno, Joan Puigcercós, también secretario general de ERC. Puigcercós reclamó la dimisión de Álvarez por su "incapacidad". El republicano Joan Ridao coincidió: "tiene el récord mundial de incompetencia".