Miércoles, 24 de Octubre de 2007

Franco sigue presente en 70 colegios e institutos

El Sindicato de Estudiantes confecciona una lista negra de centros con nombres de la dictadura.

 

JUANMA ROMERO ·24/10/2007 - 21:30h

José Ramón Ladra - Fachada del instituto Ramiro de Maeztu (calle de Serrano, 127, Madrid), ayer. JOSÉ RAMÓN LADRA

Padre busca escuela para su hijo. El abanico es amplio. Puede elegir, por ejemplo, el colegio Francisco Franco de Ourense, el José Antonio de Laredo (Cantabria), el Villar Palasí de Paterna (Valencia) o el Serrano Súñer de Castellón.

Existen. Claro que existen. Colegios e institutos con nombres franquistas. Léanse también Carmen Polo, Villar Palasí, General Mola o Marqués de Suanzes. Incluso la vieja nomenclatura Príncipe de España, buscada ad hoc por el dictador para don Juan Carlos. Están en toda España. Sólo hay que comprobar en el Registro de Centros No Universitarios del Ministerio de Educación. Hasta un mínimo de 70 centros educativos, según ha computado el Sindicato de Estudiantes (SE) “en una primera aproximación”.

Esas denominaciones, reza el artículo 15 de la Ley de la Memoria Histórica —pendiente del pleno del Congreso, el 31 de octubre, y después de su paso por el Senado—, deben desaparecer, si se aplica la norma de forma estricta. Esfumarse.

Reunión con la ministra

“Las Administraciones Públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán medidas para la retirada de escudos, insignias y placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil o de la represión de la dictadura”.

A eso obliga la ley. “No tenemos dudas de que la nueva legislación conmina a las administraciones a tomar cartas en este asunto”, subraya Juan José López, secretario general del SE. “Haremos campaña de concienciación y recogeremos firmas para que los consejos escolares de cada centro insten a sus respectivas autonomías al cambio de nombre”.

La campaña, avisa el SE, será “global”. Tocarán, para empezar, a la puerta de la ministra de Educación, Mercedes Cabrera. Ya le han solicitado una entrevista. Desde el departamento responden que atenderán la petición “gustosos”, si bien advierten que no tienen ya esa competencia. Se la transfirieron a las comunidades a finales de los noventa.

El SE asegura que buscará más apoyos fuera del Ministerio. En la presidenta de la Confederación de Asociaciones de Padres de Alumnos (CEAPA), Lola Abelló. Y en los sindicatos FETE-UGT, STES y CCOO.

Hay “muchos más”

“Por supuesto que ayudaremos en la campaña una vez que concretemos cómo nos implicaremos en la misma”, confirma Abelló. “Pero ante todo queremos que sea una realidad, que no queden vestigios franquistas en los centros de enseñanza. Es un trabajo ingente, y hay que hacerlo”.

Augusto Serrano, portavoz del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza (STES), también suscribe la moción. “Lo raro es que no se haya hecho antes”. Lo subraya mientras pone el dedo en la llaga: “¿Sólo ha encontrado 70 el SE? Seguro que hay muchos más”.

Las estadísticas

-Hasta 11 centros llevan el nombre de José Antonio Primo de Rivera. Dos más cargan con su padre, Miguel. Abundan los Villar Palasí (ministro de Educación, 1968-1973) y los Ramiro de Maeztu.

-10 colegios e institutos en Madrid recuerdan a personajes de la dictadura. A veces hasta por duplicado: hay dos Marqués de Suanzes y dos Herrera Oria. Siguen a Madrid Valencia (7) y Alicante (5). Empatan a cuatro Murcia, A Coruña y Cádiz.