Miércoles, 24 de Octubre de 2007

Iberdrola condiciona sus inversiones a que suba el precio de la luz

La eléctrica prevé ganar 3.500 millones en 2010, más del doble que en 2006

ANTONIO M. VÉLEZ ·24/10/2007 - 21:14h

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, sacaba ayer pecho. El grupo presentó ayer su Plan Estratégico 2007-2010, tras hacerse con la británica Scottish Power y con Energy East (EEUU).

Gracias a esas compras, la eléctrica, que hasta septiembre ganó 1.613 millones de euros (casi lo mismo que en 2006), ya es la cuarta del mundo por valor en bolsa. Como recordó ayer Galán, ya vale lo mismo que las cinco grandes constructoras españolas juntas, incluida su accionista ACS, que no oculta su deseo de fusionarla con su participada Unión Fenosa, algo que espanta a Galán. Iberdrola prevé ganar 3.500 millones en 2010, más del doble que en 2006 y cuatro veces más que en 2000.

La inversión hasta 2010, incluidos los 6.400 millones de Energy East, será de 24.200 millones, 2,4 veces más que entre 2004 y 2006. De esa cifra, la mayor cuantía (8.600 millones) será para duplicar el tamaño del lucrativo negocio renovable, del que Iberdrola ya es líder mundial.

El negocio tradicional en España (producción con plantas convencionales y distribución de electricidad) recibirá 3.300 millones, aunque la partida para llevar la luz a las casas (2.000 millones) está en el alero: según dijo ayer Galán, se pagará “si el marco regulatorio lo permite”; es decir, si sube la luz, algo que, a corto plazo, no parece factible, de acuerdo con las promesas del Gobierno.

El ejecutivo salmantino no se pronunció sobre cuánto debería subir la luz, pero sí recurrió a un símil para argumentar la necesidad de que las eléctricas reciban más por la distribución, una actividad regulada por el Estado.

Según Galán, las redes “están saturadas” y “si uno no quiere atascos, necesita una autopista que hay que pagar”. Para apuntalar su tesis dijo que, en Reino Unido, el usuario paga el doble por megavatio distribuido que en España, donde el coste medio del recibo de la luz es de un euro al día, una cantidad “absolutamente irrelevante”, concluyó.

El plan de contadores, a punto 

El consejo de administración de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) tiene previsto aprobar en su reunión de hoy el informe con la memoria económica para el plan de sustitución de contadores eléctricos. El estudio detallará en plazos y presupuesto la iniciativa del Ministerio de Industria de sustituir el parque de contadores analógicos de electricidad (unos 20 millones) por otros con capacidad para discriminar horarios de consumo, lo que, según los cálculos del Gobierno, permitirá ahorrar a los usuarios entre el 2% y el 8% de la factura de la luz. Las empresas deberán pagar los aparatos (estimaciones no oficiales cifran su coste en unos 2.000 millones) y los consumidores deberán soportar un incremento significativo en el alquiler mensual de los aparatos, que pasará de 0,58 céntimos a 0,87 céntimos. La CNE propondrá un plazo de diez años para sustituir los contadores y que el Gobierno subvencione de alguna forma este coste extra para los usuarios. El informe del regulador energético, que debía estar aprobado en julio pasado, será tenido en cuenta por el ministerio, cuya intención es que este plan ‘renove’ arranque en enero.