Miércoles, 24 de Octubre de 2007

Las inmobiliarias avisan que el parón pasará factura al empleo

La ministra de Vivienda, Carme Chacón, reitera a la banca que no cierre el grifo a las empresas del ladrillo

SUSANA R. ARENES ·24/10/2007 - 20:47h

Las grandes inmobiliarias están bastante preocupadas por el alcance del parón en ventas. Ayer estas empresas lanzaron una batería de mensajes para demostrar la importancia económica de que el ladrillo siga vigoroso. "Por cada casa no iniciada, el paro aumenta de 2 a 2,4 personas" y los primeros afectados serían los inmigrantes, señaló ayer Fernando Martín, presidente de Fadesa-Martinsa y del G-14, lobby creado por 13 grandes del sector. Apeló incluso al riesgo de "conflicto social".

De fondo, las cifras respaldan que el sector inmobiliario y constructor es uno de los principales motores económicos del país, ya que emplea a 2,5 millones de personas y aporta el 12% de la riqueza.

Alza "vertiginosa" de precios

En la forma, hubo ayer quien criticó los mensajes del presidente del autodenominado Grupo 14 Inmobiliarias para la Excelencia para tratar de incitar a los compradores indecisos. Habrá una "subida vertiginosa" del precio de los pisos en dos años porque se dará una falta de suelo si no se agilizan los trámites urbanísticos, señaló Fernando Martín a los periodistas en un receso de la jornada sobre el sector que organizó ayer la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD). Según el Grupo 14, la demanda insatisfecha "puede elevar el precio de los pisos".

En esa línea, Rafael Santamaría, presidente de Reyal Urbis, invitó a "perder el miedo" a comprar pisos porque en dos años los tipos volverán a estar bajos, informa Europa Press.

El G-14, que monopolizó las jornadas, pidió el respaldo del Gobierno, y lo obtuvo de la ministra de Vivienda. Carme Chacón, que clausuró las jornadas, volvió a reclamar a la banca (tal como hizo el presidente del Ejecutivo hace unos días), que no reduzca los créditos a "las empresas que afrontan su actividad con un nivel razonable de riesgos".

En cuanto a los precios, que subieron un 5,3% en el tercer trimestre, Chacón reiteró que confía en que acerquen al IPC y que los tipos de interés han tocado techo. Sobre la ley del suelo, la ministra aseguró a las empresas que sólo cambiará el valor "en las expropiaciones". Sin embargo, las inmobiliarias recelan por el suelo que ahora se valora por expectativas. Chacón también prometió "hacer más rentable el alquiler.

Pisos más pequeños, pero no más baratos

Lo que piden los compradores, según las promotoras, son pisos más pequeños. Mejor hacer tres de 50 metros que uno de 190, según explicó ayer Fernando Martín, el presidente del G-14, que forman las principales inmobiliarias. El Ministerio de Vivienda ve bien este cambio en la oferta.

Con respecto al precio de los pisos, no bajará para vivienda nueva, pronosticó Fernando Martín, también presidente de Martinsa-Fadesa, por si los compradores esperan una caída.

Las principales inmobiliarias, que tienen menos del 10% del mercado, están notando sensiblemente el parón: construyeron un 60% menos de viviendas en el último trimestre. En empresas menores, esta falta de acdtividad puede tener un efecto mucho mayor.

A juicio de Fernando Martín, a partir de ahora se harán unas 450.000 viviendas anuales, lo que coincide con otras cifras del sector. Ahora se edifican unas 600.000.