Martes, 23 de Octubre de 2007

La ministra de Exteriores de Ecuador se ocupará "personalmente" del caso menor agredida en el tren

Es una petición expresa del presidente de Ecuador, Rafael Correa

PÚBLICO.ES ·23/10/2007 - 20:54h

La ministra de Exteriores de Ecuador, María Fernanda Espinosa, "a petición del presidente Correa" se ocupará "personalmente" de las gestiones legales del caso de la menor ecuatoriana agredida en un tren en Barcelona, porque quieren que sea un "caso ejemplificador".

La ministra, que compareció en rueda de prensa en la embajada de Ecuador en Madrid junto con el embajador Nicolás Issa Obando, explicó que el propio presidente ecuatoriano, Rafael Correa, con quien se encontraba de viaje en Italia, le pidió que se trasladara a España y se hiciera cargo del asunto.Espinosa ha condenado "esta agresión cobarde y xenófoba a una menor ecuatoriana" y ha pedido la solidaridad del Gobierno español, así como la del resto de países latinoamericanos que también tienen gran número de inmigrantes en España y en Europa.

La ministra ha agradecido las muestras de apoyo de las embajadas de Colombia y Perú y ha subrayado que "ha sido un acontecimiento penoso, pero aislado, ya que en general España y el pueblo español ha recibido con los brazos abiertos a nuestros hermanos ecuatorianos".

Según ha dicho, desde la embajada se ha contratado a un bufete de abogados de Barcelona adonde viajarán mañana para ir a los juzgados y hacer un seguimiento personal del proceso.

"Interpondremos acciones legales y civiles y haremos las investigaciones para entender por qué el juez que se encargó del caso liberó a la persona que realmente agredió a esta menor ecuatoriana", ha señalado la ministra.

Correa sale defensa de los españoles

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, precisó que la actitud inadaptada de un joven español, que agredió a una ecuatoriana en Barcelona, no representa el comportamiento del pueblo de España.

"El comportamiento de un desadaptado, de ninguna manera, representa el comportamiento del pueblo español", subrayó Correa, que hoy regresó a Quito, tras una gira por España e Italia.

A Sergi Xabier M.M., de 21 años, que ha admitido ser el agresor de la joven ecuatoriana de 16 años, "no hay que tenerle rabia, hay que tenerle pena, debe sufrir mucho, porque debe tener un caos en su alma y en su mente", dijo Correa en rueda de prensa.

Si el agresor, señaló el mandatario ecuatoriano, "quiere alguna vez recibir cariño, le invitamos a venir a nuestra patria, para que sepa lo que es convivir".No obstante, reiteró que la actitud del joven catalán "no representa, en absoluto, al pueblo español", tras señalar que su Gobierno no permitirá "este abuso" y que facilitará asistencia legal a su compatriota agredida.

Correa dijo que el Gobierno pondrá todo su esfuerzo para que se haga justicia en este caso y "se cree un precedente para que no vuelva a ocurrir".