Martes, 23 de Octubre de 2007

"Espero meter un gol, y de rojiblanco"

El argentino pasará a la historia por el gol que hizo desmoronarse la galaxia de Florentino en la final de Copa de Montjuic.

PEPE G. CARPINTERO ·23/10/2007 - 22:53h

Su vida cambió para siempre en Montjuïc. Nada sería igual para Luciano Galletti (La Plata, 9 de abril de 1980) tras aquel Real Madrid-Zaragoza en el instante que disparó a la portería del Madrid cuando la prórroga tocaba a su fin. Ese derechazo otorgó al Hueso la categoría de ídolo, de héroe para todo el zaragocismo y, evidentemente, el antimadridismo. El Zaragoza tumbó a los galácticos y fue el principio del fin de la era Florentino. Ahora, y tras su paso por el Atlético donde Aguirre le pidió que se quedara, vuelve a amenazar a su enemigo preferido y más de uno piensa en otro favor del argentino en su visita al Santiago Bernabéu.


¿Otra vez el Real Madrid se pone por delante?
Si. El destino nos vuelve a cruzar. Es la primera vez que vuelvo a España tras mi salida del Atlético el pasado verano y seguro que será un encuentro difícil y a la vez especial. Todos los encuentros ante un equipo como el Real Madrid son especiales por la trascendencia que tienen y también por lo que nos jugamos aquí. Si sacamos un buen resultado la calificación para la segunda fase está muy encarrilada.


¿Cuántas veces al día le preguntan o le recuerdan aquel gol?
Cuando piso España constantemente, aunque en Grecia también lo hacen. Es algo lindo que se acuerden de mí por aquella final. Me acuerdo que cuando fiché por el Atlético era constante por cualquier sitio donde iba.


Alguna anécdota que le haya sucedido con la historia del gol, seguro que tiene que tener cientos...
Si. Creo que la más repetida es cuando alguien viene a cenar a casa y siempre me piden por favor que les ponga el DVD de la final. No quieren otra cosa, sólo ver el gol de la final contra el Real Madrid.


Y si le da por repetirlo esta vez en el Bernabéu...
Eso espero, y de rojiblanco. Es un partido muy importante y trascendente para el futuro de Olympiacos en la Liga de Campeones. De verdad que sería muy importante.


Sabe que es non grato en el Paseo de la Castellana...
No creo que la afición del Bernabéu me reciba con aplausos, tanto por la final de Montjuïc como por haber jugado en el Atlético de Madrid estos dos últimos años.


¿Cómo llega Olympiacos?
Bien. Por eso creo que es un buen momento para ganar al Madrid porque sentimos que estamos mejor. Ya pasamos el proceso de adaptación. A día de hoy estamos contentos con el juego, todavía no hemos perdido un encuentro.


¿Creen de verdad que pueden conseguir la victoria?
Claro. Es una buena oportunidad conociendo las ausencias que tienen por lesión y la derrota que sufrió el fin de semana pasado ante el Espanyol. Puede ser un buen día. Jugar contra el Madrid es una motivación extra, porque es el equipo a batir en esta competición. Pero será complicado, vienen de perder un partido en Liga y tratarán de mejorar la imagen ante nosotros.


La clave estará en...
La concentración. Eso es vital ante un equipo como el Madrid. Además hay que tratar de cometer la menor cantidad de errores. Si tienes un fallo el Madrid te puede definir el partido en cualquier momento. Nosotros lo sabemos y estaremos pendiente. De todas formas si logramos llegar al descanso con empate a cero, será todo más fácil, el público comenzará a pitar y seguro que empezarán los nervios.


Esta ves se encontrará con Marcelo en la banda, acostumbrado a Roberto Carlos ¿Ve alguna diferencia entre ambos?
Son jugadores diferentes por la experiencia más que nada, pero son típicos brasileños y tienen mucha calidad.
Espero superar a Marcelo muchas veces, pero sobre todo que gane el equipo que es a lo que hemos venido.


¿Qué tal por Grecia?
Es una competición totalmente diferente. Pero me ha sorprendido la gran competitividad.