Martes, 23 de Octubre de 2007

Más de medio millón de personas evacuadas por el incendio de California

PÚBLICO.ES / AFP ·23/10/2007 - 21:17h

Una casa consumida por las llamas en Poway, California. EFE/SEAN MASTERSON

Medio millón de personas evacuadas, un muerto, más de 20 heridos y mil casas reducidas a cenizas. Es el saldo parcial de los almenos 14 incendios que recorren desde hace tres días el sur de California y que ya han cruzado la frontera de México.

Los fuegos que estallaron el domingo y rápidamente se expandieron a lo largo de la región aupados por vientos del desierto y favorecidos por la sequía.

"Aproximadamente 513.000 personas en el condado de San Diego han recibido órdenes obligatorias de evacuación y adicionalmente se ha recomendado a otras 12.000 personas abandonar sus casas" amenazadas por las llamas, indicó la oficina del condado.

San Diego está 200 Km al sur de Los Angeles, en la frontera con México. Es el punto más afectado por los fuegos. Unos 10.000 damnificados por las llamas amanecieron el martes en el estadio Qualcomm, convertido en un gran refugio.

"Agradezco de que estamos todos a salvo, no me importa nada más", dijo Nancy Canfield, que logró escapar del fuego con su familia y refugiarse en el estadio.

El tiempo, aliado de las llamas 

Ráfagas fuertes y cambiantes de viento y  temperaturas particularmente altas para la época atizan los fuegos, que ya han devorado 1.355 kilómetros cuadrados, provocado la evacuación de cientos de miles de personas. Casas de ricos y pobres han sido destruidas y la capacidad de los bomberos para controlar la situación parece a punto de desbordarse. 

En varias regiones del Estado, incluyendo la megalópolis de Los Angeles, este año hubo un récord de sequía que hizo que la zona de los cañones, muy cotizada en el mercado inmobiliario y donde viven las clases altas, se convirtiera en blanco del fuego.

Algunos incendios son tan extensos que se pueden apreciar desde el espacio, y el humo es tan denso que los radares meteorológicos los confunden con nubes.

Apoyo oficial 

El presidente George W. Bush declaró la emergencia en California y ordenó desembolsar una ayuda federal para apagar la docena de incendios.

El departamento de Defensa estadounidense informó que ordenó la movilización de aviones, helicópteros y 550 marines este martes para ayudar a los bomberos.

Cuatro aviones C-130 de la Guardia Nacional (equipados para lanzar productos químicos que retardan el avance del fuego) y helicópteros cisterna fueron enviados a la base californiana de Point Magu.

Varios cientos de bomberos se sirvieron de 316 camiones, 19 aviones cisterna, 15 excavadoras y ocho helicópteros para combatir el infierno durante la noche.

"Es un momento trágico para California", dijo el gobernador Arnold Schwarzenegger el lunes tras visitar las zonas afectadas. Entre estas estaba el exclusivo balneario de Malibú, al borde del océano Pacífico y al oeste de Los Angeles.

"No nos movemos de aquí porque quiero estar segura de que mi casa esté a salvo", contó Dearlen Reid a la agencia de noticias AFP. La señora, de 74 años, acampaba con su automóvil en un estacionamiento de la costa, y veía hacia las colinas el curso del incendio aferrada a cajas de fotos familiares, joyas y vestidos de novia el de ella y el de su madre.

"Los incendios que están barriendo el sur de California son un tormenta perfecta", dijo el supervisor del condado de Los Angeles Zev Yaroslavsky.

"El departamento de bomberos y las fuerzas de seguridad están sobrepasadas porque hay demasiados incendios propagándose. Los vientos son erráticos e impredecibles, no se puede decir hacia dónde se moverán los fuegos ni cuándo", apuntó.

El jefe de los bomberos en Los Angeles, Michael Freeman, dijo que esperaban la ayuda de los cuerpos del norte de California, Arizona y Nevada.

Sólo en San Diego las llamas han reducido a ceniza más de 81.000 hectáreas (810 km2) y "quizás nos acercaremos a la marca de 1.200 km2", advirtió Sanders.

Noticias Relacionadas