Martes, 23 de Octubre de 2007

Unen a Ortega y Vargas Llosa al publicarse la obra inédita del filósofo español

EFE ·23/10/2007 - 22:51h

EFE - El escritor peruano Mario Vargas Llosa durante la celebración del Foro Literario 'Vargas Llosa', que ha tenido lugar esta tarde en la Fundación Ortega y Gasset de Madrid para debatir sobre la obra del filósofo José Ortega y Gasset y sobre al ensayo de Pérez Galdós "La Casa de Shakespeare". EFE

Textos que Ortega y Gasset dejó inéditos al morir en 1925 salen ahora a la luz en el volumen VII de sus Obras Completas, cuya presentación hoy se hizo coincidir con el Foro Literario "Vargas Llosa" en la idea de unir los nombres de "dos liberales en un siglo anti-liberal".

Esas palabras de Fernando Rodríguez Lafuente, director de la Cátedra Archivos de Literatura Latinoamericana (UNESCO) y secretario de redacción de Revista de Occidente en la Fundación Ortega y Gasset, le sirvieron para resumir el intento de "reforzar la proyección del pensamiento en español" al otro lado del Atlántico, en una lengua que debe "su actual pulso y vigor a la literatura americana", según subrayó.

Y con ese espíritu se celebra esta tarde en la Fundación -con sedes también en Argentina, México, Colombia y Perú-, un encuentro entre el escritor español Francisco Ayala, el chileno Jorge Edwards y el propio Vargas Llosa en torno a la obra aparecida de Ortega y a otro texto recuperado de Benito Pérez Galdós, "La casa de Shakespeare", casi desconocido breviario que publica Rey Lear.

"Tres galdosianos, tres premios Cervantes y tres cumbres de la narrativa en lengua española unidos en la modernidad", destacó el director del Foro Literario, J.J.Armas Marcelo.

Presentado en marzo de este año en las Palmas de Gran Canaria, el Foro que llega ahora a Madrid responde a "razones literarias, intelectuales y, por qué no, políticas, para reforzar las relaciones entre América y España", a través de un nombre hoy "central", el de Mario Vargas Llosa, que también fue "excéntrico", dijo Armas Marcelo.

El volumen VII de la nueva edición de Obras Completas de Ortega constituye una "novedad sustancial" ya que incluye 49 textos inéditos y otros 29 escritos nuevos, quedando sólo ocho textos de ediciones anteriores.

"Ha sido una auténtica sorpresa, no creo que los restantes tomos con obra póstuma puedan reunir un material tan importante, que abarca de 1902 a 1925", afirmó Jesús Sánchez Lambás, secretario general de la Fundación.

Escritos de muy diversa índole, esbozos de artículos y otros concluidos, algunos sobre temas literarios y no pocos sobre temas políticos, dejan valorar cómo Ortega se forjaban sus gustos y preferencias, además de la evolución de su pensamiento político y tomas de posición como intelectual en "la plazuela pública".

El grueso lo componen textos filosóficos, ensayos sin terminar ("El problema del conocimiento", "Anotaciones para una lógica de la realidad"); conferencias ("La 'idea' de Platón", "El sentido deportivo de la vitalidad"), cursos o lecciones sueltas de cursos y el extenso "Discurso para la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas" que no llegó a pronunciar.

Reflexiones sobre pedagogía, tema que tanto interesó a Ortega o incisivos apuntes sobre contemporáneos suyos como Giner de los Ríos, Joaquín Costa, Unamuno, D'Ors, Luis de Zulueta, Segismundo Moret, Eduardo Marquina, Henry Bergson o Albert Einstein, se añaden a estas páginas en las que se integran también sus diarios intelectuales: "Diario de Marburgo, 1906-1907" (anotaciones sobre la guerra), y "Stumpfheit", que permanecía inédito.

El volumen recoge asimismo textos que pese a su publicación póstuma se convirtieron en hitos de la producción orteguiana, caso de "Pío Baroja: anatomía de un alma dispersa" y "Temas del Escorial".

"Es sorprendente que 50 años después de la muerte de Ortega, uno de los autores más leídos, citados o controvertidos como pensador español, aparezca y se haya podido ordenar tanta obra desconocida y dispersa", dijo Sánchez Lambás que destacó la aparición de textos escritos durante la dictadura de Primo de Rivera.

"Era extraño que un pensador y publicista importante en aquellos años de El Sol y El Imparcial no hubiera dicho nada, y es que los periódicos se publicaban entonces con el recuadro del artículo censurado en blanco, pero ahora los investigadores han encontrado aquellos escritos suprimidos", explicó.