Martes, 23 de Octubre de 2007

El corte de Cercanías puede alargarse 15 días y la llegada del Ave el 21 de Diciembre queda en suspenso

EFE ·23/10/2007 - 10:05h

EFE - Viajeros de un tren Euromed procedente de Valencia y con destino Barcelona esperando a los autobuses lanzadera en la estación de Tarragona. EFE

El responsable de la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona, Antonio Fernández Gil, ha dicho hoy que el corte en las líneas de Cercanías de Barcelona C-2 sur, C-7 y C-10 puede alargarse unos 15 días, mientras el Gobierno ha asegurado que dará prioridad a la seguridad sobre el calendario previsto del Ave.

La segunda jornada laborable con el servicio ferroviario cortado en tres líneas y sustituido por autobuses ha transcurrido con colas de usuarios en algunas estaciones, como la de Gavà (Barcelona), retrasos de entre 30 y 45 minutos respecto al horario de los trenes y con el único alivio de la gratuidad de los viajes.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha considerado que "no pasa nada" si el Ave no llega a Barcelona el próximo 21 de diciembre, tal y como se había anunciado, y ha subrayado que, ante todo, el Gobierno dará prioridad a la seguridad en las obras.

En la misma línea se ha pronunciado el conseller de Obras Públicas de la Generalitat, Joaquim Nadal, para quien el cumplimiento del calendario queda supeditado a la prioridad de "seguridad y servicio" en Cercanías, y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, que ha reiterado que la inauguración dependerá del informe de los técnicos.

Nadal, que ha solicitado comparecer en el Parlament para dar explicaciones sobre las últimas incidencias de Cercanías, cuestión que mañana mismo valorará el presidente catalán, José Montilla, aprovechando la sesión de control parlamentaria, ha dicho que la modernización de Cercanías es algo necesario para abordar su traspaso, que en las "actuales condiciones" y de manera inmediata es "absolutamente implanteable".

Los problemas del Ave también serán objeto de una comparecencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el próximo 31 de octubre en el Congreso de los Diputados.

El Gobierno estudia la ejecución de las obras del Ave por si hay que pedir responsabilidades a las empresas adjudicatarias que no han cumplido sus compromisos, al tiempo que el ejecutivo catalán ha anunciado que presentará una reclamación patrimonial a la empresa OHL -encargada de los trabajos de llegada del Ave a Barcelona- por los desperfectos ocasionados el sábado en el túnel de Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) y los problemas ocasionados.

La constructora ha asegurado que cumple "eficazmente" el contrato firmado con el Ministerio de Fomento y que es "absolutamente falso" que haya realizado alguna acción en perjuicio de la obra.

El servicio especial de autobuses habilitado por Renfe transportó ayer a más de 86.200 pasajeros, mientras que hoy han viajado en estos vehículos un 8% más de usuarios.

La mayoría de los viajeros que utilizaron ayer los autobuses, cerca de 70.000, fueron usuarios de las líneas C-2 sur, C-7 y C-10, mientras que unos 13.100 lo fueron de trenes de media distancia y 7.209 de largo recorrido.

En el terreno político, CiU y ERC han responsabilizado al presidente del Gobierno de la situación, mientras que el ministro de Industria, Joan Clos, ha asegurado que Barcelona sufre ahora "los efectos perniciosos de la desinversión en infraestructuras acumulada durante muchos años" con los gobiernos del PP.

El presidente de CiU, Artur Mas, ha amenazado con forzar un pleno extraordinario dedicado al "caos" ferroviario en Cataluña si Montilla se sigue "escondiendo", no planta cara al Gobierno central y se niega a comparecer ante el Parlament para dar explicaciones.