Martes, 23 de Octubre de 2007

Maliki califica al PKK de terrorista y ordena el cierre de sus oficinas en Irak

EFE ·23/10/2007 - 13:14h

EFE - El ministro de Exteriores iraquí, Hoshiyar Zebari, anunció hoy que su país enviará una delegación a Turquía para tratar sobre la crisis en el Kurdistán iraquí. En la imagen, Zebari (dcha.), junto a su homólogo turco, Ali Babacan. EFE

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, ha calificado hoy al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), de grupo terrorista y ha ordenado el cierre de sus oficinas en Irak.

"El PKK es una organización terrorista nociva y hemos tomado la decisión de cerrar sus oficinas y de no permitirle trabajar en Irak", aseguró al Maliki durante una reunión con el ministro de Exteriores turco Ali Babacan en Bagdad, según un comunicado de la oficina del jefe del Gobierno.

Según la nota, el primer ministro iraquí subrayó, además, que "trabajaremos con todos los medios posibles para limitar sus actividades terroristas que amenazan tanto a Irak, como a Turquía".

Asimismo el responsable iraquí mostró la determinación del gobierno iraquí de mantener las mejores relaciones posibles con su vecino turco de acuerdo con la "visión nacional y constitucional", que se apoya en el principio de no intervención en los asuntos internos de otros países.

Según la nota, Maliki hizo también hincapié en que Irak no permitirá que "organizaciones terroristas utilicen el territorio iraquí como base para dañar nuestras relaciones con un país vecino y los intereses comunes que nos unen".

Asimismo, subrayó la importancia del rol que pueden jugar en la crisis la comisión iraquí-turca y el comité integrado por Irak, Turquía y EEUU, por lo que se mostró contrario barajar la opción militar (turca) como la única alternativa para terminar con el contencioso.

La critica posición mostrada por Maliki contra el PKK contrasta con la del presidente iraquí Yalal Talabani, de etnia kurda, que ayer sólo se limitó a pedirle al grupo separatista que renuncie a la violencia y opte por la vía pacífica.

La decisión del primer ministro de cerrar las oficinas de PKK puede que no tenga efecto práctico, ya que la región del Kurdistán iraquí cuenta con un gobierno autónomo y con sus propias fuerzas de seguridad, por lo que esta fuera del control del Gobierno central de Bagdad.

Además, ayer, el ministro de defensa iraquí Abdel Qader el Obeidi anunció que no podía enviar tropas al Kurdistán sin la autorización de las fuerzas de la coalición, encabezadas por EEUU.

Por su parte, Babacan dijo que en las reuniones de hoy con las autoridades iraquíes les advirtió de que "el pueblo turco esta muy molesto y ha perdido la paciencia con los reiterados ataques del PKK y sus bases en territorio iraquí".