Martes, 23 de Octubre de 2007

Sarkozy elogia al régimen marroquí en una visita cargada de interés comercial

EFE ·23/10/2007 - 13:21h

EFE - El presidente francés, Nicolas Sarkozy, hizo hoy un encendido elogio del régimen marroquí. En la foto, el rey Mohamed VI (d), el príncipe Moulay Rachid (c) y el presidente francés, Nicolas Sarkozy (i). EFE

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, hizo hoy un encendido elogio del régimen marroquí, del que elogió su "vigor democrático" y "pluralismo" y al que apoyó en su plan para solucionar el conflicto del Sáhara, en una visita cargada de enorme interés comercial para Francia.

Sarkozy dijo en Rabat a los parlamentarios marroquíes que las elecciones legislativas del 7 de septiembre, en las que consiguieron sus escaños -unos comicios con una abstención récord de al menos el 63 por ciento y de los que diversas organizaciones de observadores han criticado su limpieza-, se desarrollaron con "total transparencia".

Ofreció a Marruecos "organizar" y "negociar" la inmigración, propuso celebrar bajo presidencia francesa de la Unión Europea en 2008 una nueva conferencia euroafricana para abordar la cuestión de los flujos migratorios y aseguró que París quiere tener con Rabat "una verdadera asociación, de igual a igual".

El presidente francés abordó en su discurso ante el Parlamento marroquí la cuestión del futuro del Sáhara Occidental y aseguró que "Francia estará a vuestro lado" en relación con la negociación con el Frente Polisario bajo el paraguas de la ONU.

Sarkozy declaró que el plan de autonomía que Marruecos presentó para solucionar el conflicto del Sáhara Occidental es "serio y creíble" y añadió que el Marruecos de hoy es también una aproximación nueva al Sáhara Occidental.

El presidente francés declaró que el plan de autonomía es una "base de negociación para la búsqueda de un acuerdo razonable" y dijo que asume en este asunto su "responsabilidad como jefe de Estado".

Sarkozy elogió la "ejemplaridad" marroquí en el mundo musulmán porque, dijo, es un país en el que "los partidos no predican y los predicadores no hacen política".

Y se mostró satisfecho de que las mezquitas marroquíes "acogen a imanes bien formados en ciencias musulmanas, no a agitadores", antes de recordar que los ulemas en Marruecos se educan en un instituto "donde se enseña la historia del judaísmo y del cristianismo".

La visita de Estado de Sarkozy -que llega a Marruecos acompañado de varias decenas de empresarios franceses- tiene un marcado interés comercial para Francia, como se puso de manifiesto sólo horas después de su llegada a Marraquech el lunes, donde asistió a la firma de varios acuerdos.

El propio Sarkozy declaró hoy que los contratos firmados a su llegada a Marruecos alcanzan un importe total de unos 3.000 millones de euros.

Entre ellos destaca el que permitirá a empresas francesas hacerse con la construcción de una línea ferroviaria de alta velocidad entre Tánger y Casablanca, para su puesta en servicio entre 2012 y 2015, que se ampliará hasta Marraquech.

Francia también ha anunciado durante esta visita de Sarkozy que venderá a Marruecos una fragata polivalente de la clase "FREMM", cuyo coste se aproxima a los 500 millones de euros, y que procederá además a la modernización de 25 helicópteros "Puma" y de 140 vehículos blindados del Ejército marroquí.

Sin embargo, Francia no ha logrado convencer a Marruecos de que adquiera sus aviones de combate "Rafale", puesto que para su Ejército el régimen marroquí prefiere los estadounidenses "F-16".

Otro de los contratos firmados en Marraquech consiste en un protocolo de acuerdo entre el grupo nuclear francés Areva y la compañía de fosfatos de Marruecos OCP para la extracción de uranio, que debe servir como combustible nuclear a partir de ácido fosfórico.

Areva y OCP han anunciado que tienen intención de lanzar un estudio para la construcción de una instalación industrial de producción de uranio a partir de ácido fosfórico, un recurso abundante en Marruecos.

Según el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Marruecos tiene unos recursos de uranio a partir de ese mineral que rondan los 6 millones de toneladas, lo que duplica los recursos mundiales de uranio conocidos hasta ahora.