Martes, 23 de Octubre de 2007

Al menos 23 muertos, 13 de ellos civiles, en una operación de la OTAN y el Ejército afgano

EFE ·23/10/2007 - 13:46h

EFE - Al menos 23 personas han muerto, 13 de ellas civiles, en una operación de la OTAN y el Ejército afgano en el centro de Afganistán. En la imagen, la policía afgana inspecciona el lugar donde explotó una bomba en Kandahar el pasado 30 de septiembre. EFE

Al menos 13 civiles han muerto en un bombardeo aéreo de la OTAN en el centro de Afganistán, en una operación conjunta con el Ejército afgano que ha acabado con la vida de 23 personas, informó hoy a Efe una fuente oficial.

Las víctimas, diez de las cuales pertenecían a la misma familia, murieron en un ataque registrado ayer, lunes, en el distrito de Jalrez, en la provincia de Maidan Wardak, fronteriza con la de Kabul, según el jefe del consejo provincial, Haji Janan.

Un portavoz de la Fuerza de Asistencia para la Seguridad (ISAF) que la OTAN comanda en Afganistán reconoció que ayer se produjo un bombardeo en el distrito de Jalrez.

El portavoz dijo a Efe que las tropas de la OTAN están buscando los cadáveres de las víctimas causadas por el bombardeo, aunque indicó que no estaba al corriente de que se haya producido alguna entre civiles.

La ISAF había informado previamente en un comunicado sobre el bombardeo, en el que dijo haber empleado "munición de precisión" y que causó la muerte de "varios militantes".

"No tenemos informes de bajas civiles en este momento; sin embargo, en caso de haber causado algún daño, dedicaremos todos los esfuerzos necesarios a ayudar a la gente inocente que ha sido herida", se excusó en la nota la portavoz de la OTAN en la región, la mayor Christine Nelson-Chung.

"La ISAF toma muchas medidas para evitar causar algún daño a la población afgana o a sus propiedades durante estos bombardeos aéreos", recalcó.

Nelson-Chung aseguró también que los insurgentes talibanes "ponen en peligro la vida de la población afgana", mientras que la ISAF lleva a la región "paz y estabilidad" y trabaja "para conseguir un Afganistán más seguro".

Por su parte, el Ministerio de Defensa afgano informó también hoy en un comunicado de las operaciones de ayer en Wardak, en las que mantuvo que murieron 12 talibanes.

Preguntada sobre la muerte de civiles en el ataque, una fuente de Defensa consultada por Efe se negó a hacer declaraciones y se remitió a la nota, que no hace mención al fallecimiento de ningún civil.

A las víctimas de Wardak se sumaron hoy las de cinco supuestos insurgentes y un niño, que fallecieron durante un combate entre presuntos talibanes y tropas estadounidenses en el sureste de Afganistán, informó la comandancia de EEUU en el país.

Las tropas norteamericanas llevaban a cabo una operación de búsqueda en el distrito de Jeldak, situado en la provincia suroriental de Zabul, cuando sufrieron un ataque con armas cortas desde un puesto de acampada, según un comunicado de la comandancia.

Las fuerzas de la coalición que encabeza EEUU estaban buscando un campamento nómada que acogía a individuos "sospechosos de tener vínculos con fuerzas insurgentes" y cuando fueron atacadas, devolvieron el fuego y mataron a cinco presuntos insurgentes.

"Uno de los insurgentes atacó a las fuerzas de la coalición desde una tienda del campamento. Las fuerzas de la coalición se defendieron y mataron al agresor", dijo un portavoz militar, Chris Belcher.

"Tras inspeccionar esa tienda, descubrieron el cuerpo de un niño muerto y otros cuatro pequeños heridos", añadió.

Los niños heridos y sus acompañantes adultos fueron evacuados a una instalación médica para recibir tratamiento, mientras las tropas inspeccionaron el área y detuvieron a tres personas ante la sospecha de que pudieran ser talibanes, además de recuperar varias armas y explosivos.

"Los talibanes usan campamentos nómadas como base para sus ataques, para guardar explosivos y para lleva a cabo emboscadas contra la gente pacífica de Afganistán y las fuerzas de la coalición", dijo Belcher en el comunicado.

Las bajas entre civiles en las operaciones que la ISAF y, sobre todo, las tropas estadounidenses que operan en Afganistán fuera del mando de la OTAN han causado inquietud en el presidente afgano, Hamid Karzai, que las ha calificado varias veces de "inaceptables".

En lo que va de año, el más violento desde la caída de los talibanes en 2001, al menos 4.500 personas han muerto en Afganistán, muchas de ellas civiles.

La OTAN mantiene en Afganistán unos 35.000 soldados, de los cuales unos 15.000 son estadounidenses.