Martes, 23 de Octubre de 2007

Tres ex ediles del PP detenidos en un nuevo caso de corrupción en Gran Canaria

EFE ·23/10/2007 - 13:58h

EFE - Imagen de archivo del juicio que se celebró en 2005 contra el ex alcalde del municipio grancanario de Santa Brígida Carmelo Vega (1d), y otros cinco concejales de la corporación, por un presunto delito de prevaricación. EFE

Tres ex ediles del PP en el municipio grancanario de Santa Brígida, los ex alcaldes Carmelo Vega y Antonio Díaz, y el ex primer teniente alcalde Luis Troya, que fue primer edil accidental, fueron detenidos hoy por la Guardia Civil en un nuevo caso de corrupción destapado en la isla.

Los tres antiguos responsables municipales están imputados por irregularidades urbanísticas relacionadas con seis tipos de delitos distintos, como prevaricación y malversación, cometidos durante su gestión municipal en Santa Brígida, localidad del interior de Gran Canaria con cerca de 20.000 habitantes.

Junto a los ex alcaldes Carmelo Vega y Antonio Díaz, y Luis Troya, que también fue concejal de Urbanismo, fueron detenidos tres técnicos municipales, Santiago y Antonio Hernández Álvarez y el capataz Antonio Ventura Rodríguez, quienes fueron arrestados por la Guardia Civil en el interior del consistorio municipal, según el actual alcalde, Lucas Bravo de Laguna (PP).

A los detenidos se les considera sospechosos de cometer delitos de fraude y exacciones ilegales, malversación de caudales públicos, falsificación documental, prevaricación, tráfico de influencias y negociación prohibida a funcionarios público.

Esta operación, bautizada como "Brisán", es la cuarta contra la corrupción municipal y urbanística que se registra en Gran Canaria en los últimos 19 meses y que han concluido con más de medio centenar de imputados; las anteriores fueron la "operación Faycán" en Telde, la "operación Góndola" en Mogán, y la "operación Paraíso" en San Bartolomé de Tirajana.

Los ex alcaldes Carmelo Vega y Antonio Díaz siguen de concejales en el grupo mixto del ayuntamiento de Santa Brígida, que gobierna ahora el PP en alianza con Los Verdes, partido que en el anterior mandato comunicó a la Audiencia de Cuentas supuestas irregularidades en la gestión municipal.

Carmelo Vega, ahora de Independientes por Santa Brígida, continuaba en la actividad pública después de ser condenado en primera instancia en marzo de 2006, junto al también detenido Luis Troya, a nueve años de inhabilitación especial para empleo o cargo público como responsable de un delito de prevaricación administrativa.

Desde hace más de un año, el magistrado del juzgado de instrucción nº.1 de Las Palmas de Gran Canaria, investigaba diversas irregularidades urbanísticas descubiertas en el municipio durante el mandato municipal de Carmelo Vega que arrancó en 2003.

Vega fue el primer alcalde, luego le sustituyó Díaz y el otro edil detenido, Luis Troya, fue alcalde accidental como teniente de alcalde, además de concejal de Urbanismo.

Troya, que había sido concejal de Vías y Obras en la anterior legislatura, se presentó en 2003 de candidato de CC a la alcaldía de Santa Brígida, pero a mitad del mandato se afilió al PP.

La "operación Brisán" se inició tras la denuncia presentada por varios concejales de esta corporación municipal, según la Guardia Civil, cuyos agentes registraron el consistorio el pasado 20 de junio por orden del juez ante la negativa del Ayuntamiento de remitir unos documentos reclamados por el magistrado.

La Guardia Civil explicó hoy que la operación "continúa abierta" y que está previsto que se realicen diversos registros domiciliarios, por lo que no se descarta que haya nuevas detenciones.

Lucas Bravo de Laguna (PP), actual alcalde de Santa Brígida, localidad que ha experimentado un enorme crecimiento en los últimos años, pidió el beneficio "como mínimo de la duda" para los seis detenidos en la operación "Brisán".

La teniente alcalde del municipio, Amalia Bosch, de Los Verdes, señaló que las detenciones son "la crónica de una noticia anunciada" y confió en que pronto se esclarezcan los hechos que se investigan.