Martes, 23 de Octubre de 2007

El juez dejó en libertad al agresor porque la parte acusadora no pidió prisión

EFE ·23/10/2007 - 16:16h

EFE - Imagen captada por el sistema de seguridad del metro de Barcelona en el que se aprecia la agresión por una joven menor de edad cuando viajaba a bordo del ferrocarril metropolitano. EFE

Un juez de Sant Boi (Barcelona) dejó en libertad con cargos al joven que vejó y agredió por motivos racistas a una chica ecuatoriana en un tren de Ferrocarrils de la Generalitat al no tener otra opción, ya que la parte acusadora no pidió ninguna otra medida, como la prisión provisional.

Según han informado hoy fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el fiscal no asistió a la declaración del imputado, Sergi Xavier M.M., "pese a tener conocimiento del caso", y la familia de la menor agredida renunció a ser representada por un abogado, motivo por el que el juez no tuvo otra opción que dejarle en libertad, acusado de un delito de lesiones con la agravante de motivos racistas.

No obstante, el juez decretó que el imputado, de 21 años, vecino de Santa Coloma de Cervelló y que no tiene antecedentes penales por otras agresiones, pero sí por robos, deberá comparecer ante el juzgado cada 15 días.

Tras conocerse la detención del presunto agresor y difundirse públicamente las imágenes de la agresión registradas por una cámara de vigilancia instalada en el vagón, que FGC entregó a la Guardia Civil, el TSJC recuerda que "en toda la causa judicial la menor está considerada víctima protegida".

En este sentido, una familiar de la menor afirmó ayer que la niña "está muy nerviosa" y recibe tratamiento psicológico, por lo que preferían no aparecer en los medios de comunicación.

Según el TSJC, el juzgado de primera instancia e instrucción 4 de Sant Boi recibió el pasado viernes, 19 de octubre, el atestado de la detención del joven Sergi Xavier M.M., remitido por fax por la Guardia Civil, por una agresión a una menor en los Ferrocarrils de la Generalitat el 7 de octubre pasado.

El mismo viernes, este juzgado de guardia abrió diligencias y citó para el día siguiente a la víctima, menor de edad, y a su madre para llevar a cabo la exploración forense de la menor y su declaración en sede judicial.

Ese sábado, el detenido, Sergi Xavier M.M., pasó a disposición del juzgado de guardia de Sant Boi, donde declaró que no recordaba nada de los hechos porque iba bebido, y el juez decretó la libertad provisional del joven imputado por un delito de lesiones con el agravante del artículo 22.4 del Código Penal de cometer un delito por motivos racistas, con la obligación de comparecer en el juzgado cada 15 días.