Martes, 23 de Octubre de 2007

Países africanos piden globalizar la mano de obra y se quejan de la falta de apoyo de España

EFE ·23/10/2007 - 15:33h

EFE - Imagen de archivo de inmigrantes en la isla de La Palma. EFE

Los países africanos que intervinieron hoy en la II Conferencia Policial Euro-Africana se quejan de la falta de apoyo de España para impedir ser usados como plataforma de emigración y piden que se abra la concesión de visados a jóvenes y que la globalización afecte también a la mano de obra.

Se trata de algunas de las cuestiones puestas sobre la mesa para su toma en consideración en esta primera jornada de un encuentro en el que se intercambia información y propuestas para luchar contra la inmigración ilegal entre 40 países, 25 de la Unión Europea y 17 de África, así como con organismos como Interpol, Europol y Frontex.

Esta jornada ha estado dedicada a la migración intra-africana y hacia la Unión Europea.

En este sentido, el consejero del ministro de Interior de Guinea Conakry, Hadj Diane, expuso que su país ha pasado por tres etapas migratorias, la tercera es la post-colonial, en la que "cualquier africano en Guinea es guineano" y en la que la circulación entre países vecinos es libre y gozan de ventajas de las que no disponen los ciudadanos de Asia, América o Europa.

El movimiento que causa "enormes" dificultades a Guinea Conakry es el que se produce de África a Europa, sobre todo cuando ciudadanos extranjeros usan este país como lugar de tránsito, la mayoría de ellos asiáticos con visados irregulares, explicó.

La gestión de estos movimientos es "muy compleja", porque no se cuenta con apoyo de los países europeos, y "sólo una vez" se contó con asistencia de España, cuando ayudó a Guinea a buscar un barco con 400 hindúes-paquistaníes a bordo.

Por otra parte, se encuentra con el problema de las dificultades de los jóvenes estudiantes para obtener visados, pues quien no lo obtiene opta por la emigración irregular hacia Europa.

Su país tiene registradas en torno a 700 solicitudes de universitarios que han sido admitidos en centros europeos y han gastado en ello hasta 5.000 euros, pero a un centenar se les ha negado el permiso, por lo que pidió una "revisión inmediata" de esta política.

El director general del Servicio de Inmigración de Gambia, Sako Drammeh, agregó que el movimiento de personas es un fenómeno largamente aceptado en África, pero la dureza económica ha llevado a que este traslado se produzca hacia Europa a través Canarias, a pesar de la pérdida de vidas.

Aseguró que su país usará todos sus recursos para reducir este fenómeno y resaltó la importancia del intercambio de información para controlar la situación.

En cualquier caso, sin políticas inmigratorias por parte de la unión Europea el movimiento no disminuirá, y alertó de que se necesita incrementar los cupos de visados para los ciudadanos de su país.

En este sentido, pidió a España que sea un "lobby" de los países africanos en Europa.

A su juicio, Europa debería permitir la entrada a los africanos cualificados y conceder los visados, pues lo contrario tiene un efecto negativo sobre los negocios y las empresas de los países africanos, pues la movilidad de mano de obra es un "negocio no finalizado" en la era de la globalización.

La representante de Ghana, Judith Mawunyo Dzokoto, destacó por su parte que el traslado de población hacia Europa también perjudica a África porque pierde capital humano y capacidades.

Ghana dirige sus políticas a difundir las oportunidades de inversión y negocio que ofrece para fomentar el desarrollo económico y propiciar que la población vuelva o se quede en su territorio.