Martes, 23 de Octubre de 2007

Sarkozy alaba el plan de autonomía para el Sahara y elogia la "ejemplaridad" marroquí

EFE ·23/10/2007 - 13:21h

EFE - El presidente francés, Nicolas Sarkozy (d), se despide del primer ministro israelí, Ehud Olmert (c), tras la reunión que mantuvieron ayer en París. EFE

El plan de autonomía que Marruecos presentó para solucionar el conflicto del Sahara Occidental es "serio y creíble", dijo hoy en Rabat el presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien elogió al régimen marroquí por su "ejemplaridad" en el mundo musulmán y su "vigor democrático".

Sarkozy, que pronunció un discurso ante el Parlamento de Marruecos en su segundo día de visita oficial en este país, aseguró que "el Marruecos de hoy es también una aproximación nueva al Sahara Occidental" y declaró que el plan de autonomía es una "base de negociación para la búsqueda de un acuerdo razonable".

"Francia estará a vuestro lado", recalcó Sarkozy, quien dijo que asume su "responsabilidad como jefe de Estado" en el asunto del futuro del Sahara Occidental.

"Para Francia, es una solución política, negociada y acordada entre las dos partes bajo la égida de Naciones Unidas, la que permitirá resolver este conflicto, demasiado antiguo", afirmó Sarkozy sobre el plan marroquí, presentado por Rabat a la ONU el pasado abril.

En un discurso dominado por un tono elogioso de principio a fin, Sarkozy dijo a los parlamentarios marroquíes que "encarnan el vigor democrático y el pluralismo" y agregó que las elecciones legislativas del pasado 7 de septiembre "se desarrollaron con toda transparencia".

En su alocución, el presidente francés dijo que el régimen marroquí es un ejemplo para otros países donde la religión musulmana es la mayoritaria y destacó la "tolerancia" de un Estado en el que "los partidos no predican y los predicadores no hacen política".

Insistió en la idea de que "no hay que confundir el Islam con el islamismo, y dijo de este que "busca instrumentalizar al Islam para cubrir una ideología que es la del odio a los otros".

Sarkozy propuso ante los parlamentarios marroquíes "luchar eficazmente contra estas dos plagas que nos amenazan a todos: el extremismo y el terrorismo" y recordó el ejemplo de "Al Andalus" como un período de "luz y de tolerancia" que ilustra "todo lo que hemos construido juntos a lo largo de la historia compartida".

Añadió que las mezquitas marroquíes "acogen a imanes bien formados en ciencias musulmanas, no a agitadores" y recordó que los ulemas en Marruecos se educan en un instituto "donde se enseña la historia del judaísmo y del cristianismo".

El presidente francés abordó, entre otros asuntos, el de la emigración ilegal hacia Europa y dijo que es "esencial mejorar la gestión concertada de los flujos legales de personas entre las dos riveras del Mediterráneo".

Sarkozy apoyó lo que denominó "una inmigración negociada, organizada, elegida de común acuerdo entre los países de origen y los países de destino".