Martes, 23 de Octubre de 2007

El gobernador de California pide ayuda a la Guardia Nacional para combatir los incendios

EFE ·23/10/2007 - 13:52h

EFE - Los árboles se balancean con los fuertes vientos que propagan los incendios en Poway, California (EE.UU.). EFE

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, pidió ayuda a la Guardia Nacional para combatir los incendios en los alrededores de la ciudad de San Diego (EEUU), donde más de 260.000 personas han sido evacuadas de sus residencias.

En una conferencia de prensa, Schwarzenegger señaló que, además de declarar el estado de emergencia el pasado domingo, llamó a 1.500 miembros de la Guardia Nacional, entre ellos 200 desde la frontera con México, para ayudar en las tareas de desalojo.

"Ésta es una hora trágica para toda California", aseguró el gobernador y señaló que en estos momentos "el enemigo número es el viento".

Por otra parte, estados vecinos, como Nevada y Arizona, ya enviaron grupos de rescate y equipos para ayudar a controlar la situación, dijeron fuentes oficiales.

Añadieron que el presidente de EEUU, George W. Bush, habló por teléfono con Schwarzenegger para ofrecerle la ayuda del gobierno federal.

Fuentes oficiales informaron de que veintenas de viviendas y edificios han sido pasto de las llamas y que miles están amenazadas por los incendios.

"Mucha gente perderá su casa esta noche", declaró Lisa Blake, capitán del Cuerpo de Bomberos de San Diego, tras confirmarse que una persona había muerto y que decenas resultaron heridas después de los siniestros que ya arrasaron más de 81.0000 hectáreas.

"La situación continúa deteriorándose", sostuvo el encargado de la protección de incendios en el condado de Fallbrook, Bill Metcalf.

"Hay muy buenas posibilidades de que llegue a la costa antes de que se extinga", agregó.

Los incendios "tienen múltiples cabezas y avanzan en múltiples direcciones", aseguró a los periodistas Roxannne Provaznik, portavoz del Servicio Forestal de California.

Las carreteras, canales y otras elevaciones que hasta ahora habían servido como barrera para otros incendios han sido superadas por las llamas.

"Tienen más de 30 metros de altura y en muchos casos han avanzado por las laderas de los cerros", afirmó un testigo a uno de los canales de la televisión local.

En el condado de Orange, el humo obligó a evacuar una cárcel que alberga a más de 1.000 convictos y centenares de otras personas se refugiaron esta noche en el estadio Qualcomm, sede del equipo de fútbol americano San Diego Chargers.

Ese humo cubrió con un manto negro gran parte del norte de la ciudad y llegó hasta la localidad mexicana de Tijuana, a unos 30 kilómetros al sur de San Diego.

Los vientos de más de 80 kilómetros por hora que azotan el sur de California, en una región que, debido a la sequía, es fácil pasto de las llamas, son los principales generadores de los incendios.

Una fuente oficial dijo que las principales casas arrasadas por el fuego se encuentran en las comunidades de Escondido, Rancho Bernardo, Poway, Forest Ranch y Lake Hodges.