Martes, 23 de Octubre de 2007

Ecuador pide ayuda para no ceder a los planes petroleros

El presidente de Ecuador ha puesto precio a la conservación del medio ambiente. Correa pide a la comunidad internacional 350 millones de dólares anuales a cambio de prohibir la explotación de un yacimiento de petróleo en la Amazonia.

GORKA CASTILLO ·23/10/2007 - 12:53h

Se calcula que en el subsuelo de esta zona protegida hay reservas de 1.000 millones de barriles de crudo. Con esta propuesta, Correa deja con un palmo en las narices a las principales compañías petroleras del planeta que ven en este yacimiento beneficios superiores a 20.000 millones de dólares. "Ahora, la pelota está en el tejado de la comunidad internacional", dijo Correa a Público.

El plazo dado para obtener una respuesta expira el próximo mes de junio. "El coste de esta propuesta es la mitad de lo que sacaríamos explotando este enclave. Y esto con gran sacrificio por nuestra parte, ya que ese dinero lo necesitamos para invertir en educación, en sanidad y en viviendas", añadió Rafael Correa.

La ruptura con la política energética dominante expone el dilema de elegir entre el desarrollo económico y la conservación del medio ambiente en los países emergentes.

"Si no obtenemos una compensación económica por dejar ese petróleo bajo tierra, procederemos a extraerlo a pesar del impacto negativo que ocasionará en el equilibrio de una de las zonas naturales más sensibles de la Tierra", afirmó el mandatario ecuatoriano.

Con esta propuesta no sólo se busca conservar intacto el Parque Nacional Yasuní, sino también la territorialidad de los pueblos Tagaeri y Taromenani, comunidades amazónicas que jamás han tenido contacto con el hombre blanco. "Es hora de empezar un sistema económico más justo donde se compense no sólo la generación de mercancías sino la generación de valor", destacó Correa.

Zona protegida

El Parque Nacional Yasuní tiene 982.000 hectáreas y en 1989 fue declarado reserva de la Biosfera por la Unesco. Cerca de un 60% del territorio fue entregado a las empresas petroleras para la explotación del subsuelo.

Varios países han mostrado interés por la oferta de Correa. Entre ellos podría encontrarse España, que durante la anterior visita del presidente ecuatoriano le trasladó su interés por extender el programa de canje de la deuda externa a proyectos ambientales. Esta misma fórmula se aplicó de manera satisfactoria con Uruguay en 2006.

Sin embargo, también han surgido ofertas tentadoras de empresas públicas petroleras de Argentina, Brasil, China o Japón, así como la compañía privada francesa Total para explotar el pozo del Yasuní. Pero el Gobierno de Ecuador no cede: "Extraer petróleo como se ha hecho en los últimos 40 años no nos ha conducido hacia el desarrollo".

Noticias Relacionadas