Martes, 23 de Octubre de 2007

Francia aprueba hoy una nueva ley de inmigración más restrictiva

Permitirá el uso de tests genéticos para probar la filiación de los inmigrantes

EFE ·23/10/2007 - 12:21h

El Parlamento francés se dispone hoy a dar luz verde al proyecto de ley de "control de la inmigración", que impone nuevas restricciones a la reagrupación familiar y permite el polémico uso de test genéticos para probar la filiación de los inmigrantes con la madre instalada en Francia.

Los adversarios del recurso a los test de ADN ponen sus últimas esperanzas en el Consejo Constitucional, ante el que socialistas y comunistas ya han anunciado que recurrirán.

La controversia sobre la introducción de las pruebas genéticas ha hecho sombra al resto del proyecto de ley, elaborado por el ministro de Inmigración, Integración, Identidad Nacional y Codesarrllo, Brice Hortefeux, y que responde a la política de "inmigración escogida" del presidente francés, Nicolas Sarkozy, resuelto a reducir la inmigración familiar y a potenciar la laboral.

La enmienda sobre los test de ADN, que un diputado del partido conservador gobernante, UMP, introdujo en el texto gubernamental, ha sido suavizada y encuadrada a su paso por el Senado, al calor de la amplia oposición a una medida que el Comité consultivo de Ética considera "contraria al espíritu" de la legislación francesa.

Test genético 

La versión definitiva, consensuada por una comisión paritaria de las dos cámaras, prevé que, de forma experimental hasta finales de 2009, los candidatos a la reagrupación familiar en países con graves carencias en el registro civil puedan pasar un test genético para probar su filiación con la madre instalada legalmente en Francia.

Se requerirá el consentimiento escrito del interesado y el visto bueno previo de un juez. El test será gratuito y el Comité consultivo de Ética analizará el decreto sobre el dispositivo.

El recurso a los test de ADN ha concitado el rechazo frontal de la oposición de izquierdas, asociaciones de derechos humanos, iglesias, científicos y varios líderes africanos, pero también críticas de miembros de la mayoría conservadora -incluidos tres ex primeros ministros- y de varios integrantes del Gobierno.

Un sondeo publicado hoy por el diario 'Le Parisien' indica que el 49% de los franceses es favorable a los test, frente a un 43% que los considera "contrarios a los valores de la sociedad francesa". Hace tres semanas, los porcentajes eran, respectivamente, del 47% y 45%.