Martes, 23 de Octubre de 2007

Restauran el Templo del Buda Esmeralda de Bangkok, protector de Tailandia

EFE ·23/10/2007 - 11:36h

EFE - Imagen de archivo de fieles budistas delante del Buda Esmeralda. EFE

Como cada 50 años, el Departamento de Bellas Artes de Bangkok repara el tejado, remoza la fachada y restaura las pinturas interiores del templo, emplazado en el corazón del Gran Palacio Real, del Buda Esmeralda, el protector de Tailandia.

La restauración no ha frenado el flujo de personas y turistas que acuden diariamente al recinto protegido por 12 leones de bronce jemer mandados traer de Camboya por el rey Rama I el Grande, Phutthayotfa o Buda Yodfa Chulaloke, que reinó Siam desde 1782 hasta 1809.

El templo, cuya fachada rodean 112 estatuas de bronce de "garudas" o rey de los pájaros, y con un gran mural interior que detalla la cosmología budista con los tres mundos (el del deseo, el de la forma y el de la ausencia de forma), alberga la afamada estatua del Buda Esmeralda.

También llamado Buda de Jade, fue descubierto en 1434 en Chiang Rai, bajo la monarquía de Sam Fang Keen en el Reino de Lan Na, actual norte de Tailandia, y de allí fue trasladado a Lampang y después a Chiang Mai.

La restauración se necesitaba, según explican los funcionarios estos días, con el fin de reparar pequeños defectos en los murales del interior y el tejado del edificio.

El Buda Esmeralda, nombrado así por su particular color verde (la palabra "esmeralda" en tailandés significa "de color verde") y cuya pequeña figura se divisa desde la distancia a pesar del gentío en el interior del templo, descansa en un altar dorado de 11 metros de altura y la talla mide en su parte más ancha, el regazo, 48,3 por 66 centímetros de alto, incluida la base.

Invasores laosianos del siglo XVI robaron la imagen y se la llevaron a Vientiane, hasta que 200 años más tarde el rey Taksin de Siam, predecesor de Rama I el Grande, entró en la actual capital de Laos y recobró la venerada pieza.

El rey Taksin la instaló en Thomburi, la antigua capital, y se convirtió en símbolo y protector del reino.

El traslado de la capital del país a Bangkok, en 1874, obligó a mudar a la imagen a su presente morada.

La estatua tiene la particularidad de vestir, aun en la actualidad, diferentes "trajes" de oro dependiendo de la estación del año.

El rey Rama I hizo confeccionar dos vestimentas: un traje para verano de oro y diamantes y otro para la temporada de lluvias consistente en una túnica de oro que combina el dorado con el azul.

Un tercer atavío, para la temporada de invierno, en forma de manto esmaltado en oro fue agregada por el rey Rama III, Nangklao o Jessadabodindra, que reinó desde 1824 hasta 1851.

En 1996, se diseñaron y confeccionaron tres nuevos ropajes, con motivo de las celebraciones por los 50 años de reinado del rey Bhumibol Abdulyadej, Rama IX.

La ceremonia del cambio de traje al Buda Esmeralda se cumple tres veces al año.

En los primeros tiempos, el monarca rociaba con "agua lustral" a los príncipes y funcionarios que asistían a la ceremonia en el interior del templo.