Lunes, 22 de Octubre de 2007

Más de 260.000 evacuados por los incendios en el sur de California

En el condado de Orange, el humo de los incendios obligó a evacuar una cárcel que alberga a más de 1.000 convictos

EFE ·22/10/2007 - 07:35h

EFE - Miembros del cuerpo de bomberos trabajan durante el fuego incontrolado que se desató en la zona californiana de Malibú, enclave cercano a Hollywood y que acoge a muchas celebridades. EFE

Los incendios forestales alimentados por los vientos se intensificaron esta noche en los alrededores de la ciudad de San Diego (California) donde más de 260.000 personas han recibido orden de evacuar sus residencias.

Fuentes oficiales dijeron que decenas de viviendas y edificios han sido pasto de las llamas y que miles están amenazadas por los incendios.

"Mucha gente perderá su casa esta noche", dijo Lisa Blake, capitana del Cuerpo de Bomberos de San Diego, tras confirmarse que una persona murió y que decenas resultaron heridas tras los siniestros que arrasaron más de 40.000 hectáreas.

"La situación continúa deteriorándose", dijo el encargado de la protección de incendios en el condado californiano de Fallbrook, Bill Metcalf, quien agregó que "hay muy buenas posibilidades de que llegue a la costa antes de que se extinga".

Las carreteras, canales y otras elevaciones que hasta ahora habían servido como barrera para otros incendios han sido superadas por las llamas.

"Tienen más de 30 metros de altura y en muchos casos han avanzado por las laderas de los cerros", dijo un testigo a un canal de televisión local.

Cárcel evacuada

En el condado de Orange, el humo de los incendios obligó a evacuar una cárcel que alberga a más de 1.000 convictos y centenares de personas se refugiaron esta noche en el estadio Qualcomm, donde juega el equipo de fútbol americano San Diego Chargers.

Ese humo cubrió con un manto negro gran parte del norte de la ciudad y llegó hasta la ciudad mexicana de Tijuana, a unos 30 kilómetros al sur de San Diego.

Incendios intencionados 

Fuentes oficiales dijeron que al menos uno de los incendios en el condado de Orange parece haber sido causado intencionalmente, en tanto que en Malibú, un sector donde viven los personajes famosos del cine y la televisión, el siniestro aparentemente fue provocado por la caída de cables eléctricos.

Además, los vientos que azotan el sur de California alimentan los incendios en una región que, debido a la sequía, es fácil pasto de las llamas.

Una fuente oficial explicó que las principales casas afectadas por el fuego se encuentran en las comunidades de Escondido, Rancho Bernardo, Poway, Forest Ranch y Lake Hodges.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, implantó el domingo el estado de emergencia en siete condados de la región.

"Esta es una hora trágica para toda California", dijo el gobernador en una conferencia de prensa en la que señaló que en estos momentos "el enemigo número es el viento".

Debido al incendio originado en Malibú y que se extendió por el sur de California, entre Los Ángeles y San Diego, cuatro bomberos han resultados heridos, tres de ellos en estado grave, aseguraron fuentes oficiales.

Malibú es un área residencial situada a pocos kilómetros de Hollywood, que ocupa unos 40 kilómetros a lo largo de la costa del Pacífico y donde tienen su residencia numerosas estrellas del espectáculo, como Barbara Streisand o Pierce Brosnan.

Entre las viviendas afectadas se encuentran el lujoso castillo Hodge, propiedad de la filántropo Lily Lawrence, que acabó arrasado por las llamas.

Estrellas del cine desalojadas

Asimismo, fueron desalojados los inmuebles del director de cine James Cameron, la cantante Olivia Newton-John y los actores Ryan O'Neal y Victoria Principal.

También se encuentran en peligro las viviendas de los actores Mark Hammill, Sean Penn o David Duchovny.

El fuego también ha llegado hasta el campus de la Universidad Pepperdine, lo que ha obligado a desalojar a trabajadores y alumnos.

Más de dos docenas de edificios, incluidas cinco viviendas, la sede de una empresa de fábrica de cristal y una iglesia presbiteriana, han sido destruidas hasta el momento en la zona de Malibú, según la cadena de televisión estadounidense CNN.

Otro gran fuego, extendido por los fuertes vientos de unos 130 kilómetros por hora, ha arrasado unos 12.500 acres (unos 50 kilómetros cuadrados) alrededor de la localidad de Santa Clarita, a unos 56 kilómetros al noroeste del centro de Los Ángeles.

Noticias Relacionadas