Lunes, 22 de Octubre de 2007

Diarra, tocado, puede dejar su puesto a Gago ante Olympiacos

EFE ·22/10/2007 - 18:35h

EFE - El delantero del Real Madrid Roberto Soldado efectúa ejercicios de estiramiento durante un entrenamiento en las instalaciones de Valdebebas. EFE

Mahamadou Diarra, centrocampista mali del Real Madrid, acabó lesionado el partido en Montjuic ante el Espanyol y con una fuerte contusión, que le ha provocado una sinovitis en la rodilla derecha, es seria duda ante el Olympiacos y todo apunta a que dejará su puesto en el equipo titular a Fernando Gago.

Diarra tiene complicado estar el miércoles en el tercer partido de la fase de grupos de Liga de Campeones. Lo mismo ocurre con el central italiano Fabio Cannavaro, que tras jugar ante el Espanyol, sigue con molestias en su dañada rodilla izquierda.

El Real Madrid se entrenó hoy sin Diarra ni Fabio Cannavaro, los lesionados Arjen Robben y Gabriel Heinze. Tampoco saltó al césped Sergio Ramos, algo cargados sus músculos tras jugar en una semana tres partidos, dos con la selección española y uno con el Real Madrid.

El cuerpo técnico 'mima' a Ramos porque si la evolución de Cannavaro no es buena, tendrá que jugar ante Olympiacos en el centro de la defensa, junto a Christoph Metzelder, ante las lesiones de Pepe y Heinze.

Pepe cada vez se acerca más a su regreso al grupo, pero su vuelta a los partidos está más lejana. Hoy siguió incrementando su ritmo de trabajo junto al recuperador, José Luis Sanmartín, con intensas series de velocidad en carrera.

El grupo de jugadores madridistas trabajó entre el gimnasio y el terreno de juego del campo de entrenamiento principal de Valdebebas. Entre ellos se encontraba el brasileño Robinho.

Mañana se conocerá si Bernd Schuster le incluye en la lista de convocados para jugar ante Olympiacos, después de su polémico regreso de Brasil con la juerga nocturna de por medio.

Ramón Calderón, presidente del Real Madrid, aprovechó su visita a Valdebebas a primera hora de la mañana de hoy, para conocer de cerca la versión que el jugador ya transmitió al cuerpo técnico.

Pero Schuster ya se preocupa de diseñar el equipo que debe lavar la imagen tras la derrota ante el Espanyol, pendiente de la evolución de Diarra, quien como confirma el parte médico, será duda hasta el último instante. En caso de que no llegue a tiempo, el argentino Fernando Gago recibirá la oportunidad que estaba esperando para llevar la manija del equipo.