Lunes, 22 de Octubre de 2007

Olmert critica al jefe del OIEA por restar importancia a la amenaza nuclear iraní

EFE ·22/10/2007 - 16:10h

EFE - El presidente francés, Nicolas Sarkozy (i) da la bienvenida al primer ministro israelí, Ehud Olmert, a su llegada al Elíseo. EFE

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, criticó hoy con fuerza al director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Mohamed El Baradei, por restar importancia a la amenaza del programa nuclear de Irán.

Olmert, quien efectúa hoy una visita a Francia, afirmó ante varios periodistas que el programa iraní le preocupa mucho y le "inquieta" que a El Baradei "no le preocupe".

En una entrevista con el vespertino "Le Monde", El Baradei consideró que Irán "no será una amenaza desde mañana" y que si ese país quisiera dotarse del arma nuclear, necesitaría todavía entre "tres y ocho años" para conseguirlo.

Si a El Baradei "no le molesta" que Irán tenga la bomba dentro de tres años, "a mí me preocupa extremadamente", replicó Olmert.

"Si son tres años, es un plazo muy corto y extremadamente preocupante", agregó Olmert, para quien sería "preferible" que El Baradei se esforzara por impedir que Irán se dote del arma nuclear.

En "Le Monde", El Baradei dijo que quiere "desviar a la gente de la idea de que Irán será una amenaza desde mañana y de que estamos ahora ante la cuestión de si hay que bombardear Irán o dejarle tener la bomba".

"No estamos en absoluto en esta situación. Irak es un ejemplo sangrante del hecho de que, en numerosos casos, el uso de la fuerza exacerba el problema en lugar de resolverlo", advirtió.

El Baradei argumentó que "se habla del uso de la fuerza sólo cuando se han agotado todos los medios de la diplomacia": "Tenemos mucho tiempo todavía para utilizar todas las herramientas de la diplomacia, incluyendo sanciones, el diálogo, todas las 'zanahorias' y 'los palos' de los que se dispone", sentenció.

Hace unos días, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, dijo que si la comunidad internacional quiere evitar una "tercera guerra mundial", hay que impedir que Irán tenga "los conocimientos suficientes como para fabricar un arma nuclear.

El programa nuclear de Irán y las negociaciones de paz entre Israel y los palestinos dominaron la reunión hoy entre el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y Olmert en el Elíseo.

"No es aceptable ni para Francia ni para Israel que Irán se dote del arma nuclear", dijo el portavoz del Elíseo, David Martinon, y recalcó que los dos países "comparten el deseo de que el programa nuclear iraní se lleve a cabo cuando menos en la máxima transparencia y con fines pacíficos".

Posteriormente, en un discurso ante miembros de la comunidad judía francesa, Olmert celebró la "firmeza, valentía y las declaraciones claras y precisas" de Francia en el tema.

"La amenaza iraní" está dirigida no sólo contra Israel, sino que "afecta a todos los países que comparten los valores de igualdad, tolerancia, humanismo", dijo Olmert, al sentenciar que "la sociedad moderna occidental está amenazada por Irán".

Insistió en que no se trata de que Israel libre a solas un combate contra esa "amenaza".

"Israel forma parte de la comunidad internacional", que tiene "medios, capacidades y posibilidades para luchar contra un Irán dotado de un arma nuclear. Tenemos la posibilidad de luchar con los demás" contra esa "amenaza para el mundo entero", afirmó el dirigente israelí, cuya discurso en hebreo fue traducido por una intérprete.

Irán, que niega que quiera dotarse del arma nuclear, ha rehusado suspender sus actividades de enriquecimiento de uranio, lo que le ha valido ya dos resoluciones de sanciones por parte del Consejo de Seguridad de la ONU.

Los países occidentales presionan por sanciones adicionales, pero Rusia y China, con derecho de veto en el Consejo y que integran el grupo de las seis potenciales implicadas en el dossier nuclear iraní, se han mostrado reticentes.

El primer ministro israelí, que hace poco visitó Moscú, dijo que le gustaría "más firmeza" del presidente ruso, Vladimir Putin, en este tema, si bien dijo que no tiene dudas de que el líder del Kremlin "no tiene ninguna gana de ver" a un Irán "nuclearizado".