Martes, 23 de Octubre de 2007

IU mantiene su enmienda a los Presupuestos por la "cicatería" del Gobierno

La primera charla con el PSOE por las Cuentas del Estado no ha servido. IU no ve aún el "giro social"

JUANMA ROMERO ·23/10/2007 - 01:01h

EFE - Gaspar Llamazares, coordinador general de Izquierda Unida, en la tribuna del Congreso de los Diputados, en una foto de archivo. EFE

Los de 2008 son los primeros Presupuestos Generales del Estado (PGE) del mandato socialista que llevarán el no radical de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV). Y su presidente, Gaspar Llamazares, no piensa levantarlo. Se han producido durante el fin de semana los “primeros y tardíos” contactos con el PSOE para forzar a IU-ICV a retirar su enmienda de totalidad antes del debate de las Cuentas. Nada se ha movido. Aunque la negociación se prolongará hasta el día del pleno en el Congreso, el miércoles.

Llamazares volcó su enfado hacia el Ejecutivo en dos adjetivos: “insuficiente” y “cicatera”. La propuesta de La Moncloa, insistió, no tiene otro nombre. “Pretendíamos un cambio de izquierdas en los PGE, con z, y hemos obtenido una respuesta  zurda”. Referencia al vídeo de José Luis Rodríguez Zapatero y retranca incluida.

Sólo se mueven 50 millones

El Gobierno, relató Llamazares, sólo quiere mover 50 millones de euros para atraerse a IU-ICV, aparte de los 100 millones pactados para guarderías. Pedro Solbes, eso sí, dejaría al grupo jugar con esos 50 millones. Esto es, establecer prioridades de gasto. Llamazares las ha expuesto ya: un giro social, ambiental y municipalista.

¿Qué traducción tiene? 100 millones más para dependencia (ahora, el Gobierno ha reservado 871millones), mejorar las pensiones no contributivas y engrosar las partidas en inmigración, vivienda y lucha contra la siniestralidad laboral y la violencia de género.

El líder de IU ve venir la táctica del Gobierno: moverá de los PGE una cuantía total de 500 millones de euros (50 para la federación), para destinar el resto a “subvenciones y cheques” y “repartirlo entre sus diputados, para que puedan hacer campaña”.

El grupo sitúa el acuerdo “lejos”, pero factible si La Moncloa cede. Aunque le escuecen los “señuelos para incautos” que el PSOE va soltando. “Quieren copiar nuestro programa, que hemos desplegado en iniciativas parlamentarias. No aceptaremos plagios, que luego hacen políticas de centro”, sentenció.

Noticias Relacionadas