Lunes, 22 de Octubre de 2007

Fama y dinero a cambio de acabar con las redes P2P

La MPAA pagó 15.000 euros a un cracker para que le facilitase todo tipo de datos sobre TorrentSpy. Ahora el pirata informático detalla las técnicas que empleó para hacerse con la información

PÚBLICO.ES ·22/10/2007 - 21:20h

Las redes de intercambio de archivos se han convertido en una pesadilla para la industria musical y cinematográfica. La MPAA, asociación que salvaguarda los intereses de las principales productoras de cine estadounidense, demandó hace más de un año al buscador de sitios P2P (peer-to-peer) TorrentSpy.

El escándalo se empezó a gestar cuando el fundador de esta página web, Justin Bunnell, argumentó que las pruebas en su contra se habían recopilado de forma ilegal.

En una entrevista realizada en la revista Wired, el cracker que ofreció sus servicios a la MPAA, Robert Anderson, reconoce que la asociación le ofreció fama y dinero a cambio de facilitar la información que pudiera ser utilizada contra la web durante un juicio. En 2005 le pagaron 15.000 dólares. Pero lo que ha provocado la polémica es cómo llegó a obtener las pruebas. Gracias a sus conocimientos informáticos, Anderson se metió en los servidores, copió correos electrónicos, y recopiló datos financieros y los detalles publicitarios del sitio.

La MPAA no niega que pagó por la información, aunque intenta restar hierro al asunto. “Sólo recogemos las pruebas que han sido obtenidas legalmente”, explica a Wired la portavoz de la MPAA. En TorrentSpy, estudian presentar demandas.