Lunes, 22 de Octubre de 2007

Acusan al Gobierno de "utilizar" a los bengalíes

DANIEL AYLLÓN ·22/10/2007 - 21:23h

“España quiere abrir una embajada en Bangladesh y está utilizando a 37 inmigrantes bengalíes que malviven en un monte de Ceuta como moneda de cambio”. La portavoz de la asociación Ferrocarril Clandestino, Marina Orfila, acusó ayer al Ejecutivo de bloquear los trámites de estas personas mientras “enferman y duermen a la intemperie cerca de la ciudad”. Además, aseguró que la teoría fue confirmada por el cónsul del país en España, “lo que explica que aún no se les haya deportado ni detenido”.

El Ministerio del Interior no respondió a las acusaciones, pero mantuvo una reunión con la asociación el viernes pasado. En el encuentro aseguraron que estudiarán el caso de cada bengalí por separado y que les proporcionarán tratamiento médico si detectan problemas de salud. “Aunque no se descartan deportaciones”, puntualizaron.

Escapados del CETI

El grupo lleva escondido entre los árboles dos meses tras huir del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de Ceuta, donde algunos habían superado en más de un año la estancia máxima de seis meses. Bajo plásticos, viven de los donativos de ropa y comida que les dan los vecinos.

Al anochecer llegan las visitas de las serpientes y los jabalíes. Y con ellas el miedo, que combaten con pequeños grupos de vigilancia a la espera de una respuesta del Gobierno de Madrid.

Noticias Relacionadas