Lunes, 22 de Octubre de 2007

Un estudio desvela el mecanismo por el que el deporte disminuye el riesgo cardiovascular

El mayor beneficio del deporte viene de cómo reduce los principales marcadores hemostáticos y de inflamación.

 

AINHOA IRIBERRI ·22/10/2007 - 20:14h

Por todos es conocido que el ejercicio reduce el riesgo de enfermedad cardiaca. Pero, hasta ahora, se desconocía el mecanismo por el que conseguía dicho efecto beneficioso.

Ayer, un trabajo publicado en Circulation lo desveló. Los datos provienen de uno de los estudios poblacionales más multitudinarios, el Women's Health Study, en el que participan 27.000 mujeres, seguidas por los médicos durante 10 años de media.

Al contrario de lo que pudiera parecer, el mayor beneficio del deporte no viene de su efecto en el índice de masa corporal, sino de cómo reduce los principales marcadores hemostáticos y de inflamación, un factor de riesgo cardiovascular relativamente nuevo asociado al buen funcionamiento de los vasos sanguíneos.

De hecho, la reducción conjunta de estos biomarcadores, que incluyen la proteína C reactiva ty el fibrinógeno explica un 31% de la reducción observada. 

El siguiente factor que más influye en la disminución de las posibilidades de sufrir una dolencia cardiaca, es la bajada que provoca el ejercicio en la tensión arterial, que explica el 27% del beneficio.  

El trabajo también señala que los efectos positivos en la salud  cardiovascular a largo plazo se aprecian a partir de una práctica moderada del ejercicio, alrededor de dos horas por semana.

 Así, los autores del trabajo, liderados por Samia Mora, del Brigham and Women's Hospital de Boston (EEUU) dividieron a las participantes en grupos, según el ejercicio que declaraban practicar. 

Las más deportistas gastaban 1.500 o más calorías por semana, lo que representa más de cinco horas de actividad física de intensidad moderada.

El siguiente, tenía un gasto calórico de entre 600 y 1.499 a la semana, al practicar entre dos y cinco horas de actividad física en ese tiempo. 

El tercer grupo gastaba entre 200 y 599 calorías a la semana al hacer ejercicio entre una y dos horas cada siete días. 

Los resultados se comparaban con los de las mujeres que gastaban menos de 200 calorías por semana, al practicar menos de una hora de deporte semanal.

Los riesgos cardiovasculares disminuían más según los niveles de actividad física. Así, el primer grupo presentó un 41% menos de riesgo; el segundo, un 32% y, el tercero, un 27% menos de posibilidades de tener un evento cardiovascular.

Estos datos ponen de manifiesto que con sólo practicar ejercicio de forma moderada, las personas ya tienen una cuarta parte de riesgo menos de tener problemas cardiovasculares. Una razón más para hacer deporte.