Lunes, 22 de Octubre de 2007

El PSOE busca a toda prisa apoyos a los Presupuestos

Preocupación en el partido y en el Gobierno por la votación del miércoles

FERNANDO GAREA ·22/10/2007 - 20:50h

Álvaro García - El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados el pasado 3 de octubre. ÁLVARO GARCÍA

El PSOE busca a contrarreloj ampliar los apoyos a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el próximo año, antes de la votación del miércoles en el pleno del Congreso de los Diputados.

En este momento, el Gobierno cuenta con los votos justos para rechazar las enmiendas de devolución. A día de hoy cuenta, además de los del PSOE, con los del PNV, BNG y  de parte del Grupo Mixto, incluyendo dos tránsfugas:el ex diputado del PP Joaquín Calomarde y el de Nueva Canarias, Román Rodríguez.

El miércoles está previsto que se voten las enmiendas de devolución presentadas por PP, CiU, IU, ERC y Coalición Canaria. La fórmula de la votación favorece al Gobierno porque cada grupo vota su enmienda y el texto final no es sometido a una votación global hasta el final del proceso, en diciembre. Con todo, políticamente es fundamental que haya más votos en contra de las enmiendas de devolución que a favor.

Esta situación hizo que anteayer el portavoz del Grupo Socialista, Diego López Garrido, convocara a los representantes de IU-ICV para intentar llegar a un acuerdo de última hora y que la reunión de la comisión permanente del PSOE se centrara, fundamentalmente, en este asunto, según fuentes socialistas.

Sin apoyo de la izquierda

Si el PSOE no logra ampliar los apoyos a las cuentas del Estado, la votación, en el mejor de los casos, tendrá varias contraindicaciones para el Gobierno. Por un lado, serán los primeros de José Luis Rodríguez Zapatero sin apoyo de ningún otro partido de la izquierda; serán los que menos respaldo tendrán y, además, saldrán adelante con el voto de dos tránsfugas, uno de ellos procedente del PP.

Las tres circunstancias son altamente inconvenientes para el Ejecutivo en vísperas electorales.

Con ERC hubo conversaciones hace varias semanas y el PSOE consideró que sería necesario esperar a la asamblea que los independentistas celebraron este fin de semana. Los socialistas consideraban que sería posible el acuerdo antes del miércoles, tras haber multiplicado el porcentaje de inversiones en la comunidad catalana, según lo previsto en el Estatut. Fuentes de ERC esperaban ayer la llamada del PSOE y eran escépticos sobre la posibilidad de lograr un acuerdo de última hora.

En la reunión de la permanente del PSOE de ayer, López Garrido recibió el encargo de ampliar el apoyo a los Presupuestos.La cúpula socialista acordó ayer intentar hacer gestiones a través del Gobierno catalán para  convencer a ERC.

En el caso de IU-ICV, Gaspar Llamazares reiteró ayer lo que dijo el domingo en una entrevista a Público: que el margen de maniobra es mínimo para llegar al acuerdo. No obstante, ayer por la tarde el PSOE intentaba modificar esta posición en una reunión convocada por López Garrido. También hubo acercamientos a otros diputados del Grupo Mixto como la representante de Nafarroa Bai, Uxue Barkos.

El margen de la votación es tan escaso como que alguno de los asistentes a la permanente de ayer del PSOE planteó la posibilidad de que los dos diputados verdes incluidos en el Grupo Socialista pudieran no votar a favor de los Presupuestos. La cuestión fue planteada por Oscar López y el portavoz del Grupo Socialista intervino para tranquilizar al resto y garantizarles que tendrán el voto de todos sus diputados.

Noticias Relacionadas