Lunes, 22 de Octubre de 2007

Videovigilados en los taxis

MARTA HUALDE ·22/10/2007 - 20:30h

Concentración de taxis por la muerte de un compañero. GONZALO DE PEDRO

"Grabar al presunto delincuente puede ser disuasorio". Este es el argumento que defienden las asociaciones de taxistas para poner videovigilancia en sus coches. La Comunidad de Madrid accedió a su demanda y prometió estudiarlo jurídica y técnicamente. Calculan que costará de 300 a 400 euros por cámara. El Ayuntamiento de Madrid ya ha apostado por el uso de videocámaras para evitar delitos. Tiene 24 en la Plaza Mayor e instalará 31 en Montera y Desengaño. La comunidad también se plantea aumentar las ayudas en seguridad.


La Agencia de Protección de Datos adelantó que la medida es viable. Los requisitos: que las instalen empresas de seguridad acreditadas por el Ministerio de Interior, informar al usuario de su colocación y notificarlo ante el registro de la agencia. No es necesario que los clientes lo autoricen. "Su ángulo de enfoque ha de servir sólo para evitar el delito, no se podrá enfocar a terceros ni grabar con otro fin", explicó a Público el director de la Protección de Datos, Artemi Rallo.

Un mes para desgrabar


Según esta institución, el viajero deberá tener garantizados sus derechos de acceso al contenido de la cámara y cancelación de su imagen. La agencia fija un plazo de un mes para borrar los vídeos si hay ningún delito o incidencia.La organización Jueces para la Democracia advierte de que esta medida es "conflictiva" y jurídicamente "complicada" por afectar a la intimidad e imagen.

Alerta de conflictos entre privacidad y seguridad.

En un encuentro entre taxistas y la Comunidad celebrado ayer, después de que el viernes muriera degollado en su taxi Daniel Aguilera, de 45 años, el colectivo pidió más ayudas.

La Federación Profesional del Taxi denuncia que las ayudas para el GPS con conexión a emergencias 112 no bastan: les dan 722 euros de subvención y cuesta hasta 2.400. Sólo un tercio de los taxis disponen de este sistema y el 25 % no ha recibido dinero público.
Agetaxi pide más dinero para las mamparas de seguridad. Cuestan 1.200 euros y las subvenciones son 600.

El consejero de Presidencia, Francisco Granados, aseguró que el pago de subvenciones "está al día". Como ejemplo, cifra en 7 millones desde 2006 el presupuesto ejecutado para tecnología en 100 taxis."Se te queda el miedo en el cuerpo para siempre". Esta sensación arrastra Eugenio Sánchez-Gil, taxista en Madrid, desde que hace diez años le atracaron a punta de navaja en su vehículo. Reconoce que tuvo suerte porque no se resistió: "No sabes cómo van a reaccionar y estás vendido". 

"Les hubiera dado hasta el taxi" 

“Se te queda el miedo en el cuerpo para siempre”. Esta sensación arrastra Eugenio Sánchez-Gil, taxista en Madrid, desde que hace diez años le atracaron a punta de navaja en su vehículo. Reconoce que tuvo suerte porque no se resistió: “No sabes cómo van a reaccionar y estás vendido”.
Dos chicos, de unos 30 años, con buen aspecto y pintas de venir de copas le pararon y, en el tramo más solitario del recorrido, le pusieron un cuchillo en el cuello. Le quitaron todo el dinero del día, una navaja con la que preparaba su bocadillo y una linterna. “Les hubiera dado hasta el taxi. Se lo ofrecí, pero no lo quisieron”, dice Sánchez-Gil, que lleva 16 años en la profesión.

Entonces no tenía mampara de protección y sigue sin ella. Cree que en el 98 % de los taxis no cabe, sólo en un par de modelos. Sí tiene GPS conectado al servicio de emergencias 112. Le costó hace años 850 euros. No tuvo ayudas públicas porque se enteró tarde. Es partidario de instalar cámaras de videovigilancia: “La pondría esta misma tarde, aunque la pagara yo”, concluye

Dos chicos, de unos 30 años, con buen aspecto y pintas de venir de copas le pararon y, en el tramo más solitario del recorrido, le pusieron un cuchillo en el cuello. Le quitaron todo el dinero del día, una navaja con la que preparaba su bocadillo y una linterna. "Les hubiera dado hasta el taxi. Se lo ofrecí, pero no lo quisieron", dice Sánchez-Gil, que lleva 16 años en la profesión.

Entonces no tenía mampara de protección y sigue sin ella. Cree que en el 98 % de los taxis no cabe, sólo en un par de modelos. Sí tiene GPS conectado al servicio de emergencias 112. Le costó hace años 850 euros. No tuvo ayudas públicas porque se enteró tarde. Es partidario de instalar cámaras de videovigilancia: "La pondría esta misma tarde, aunque la pagara yo", concluye.