Lunes, 22 de Octubre de 2007

Los kurdos ganan el primer asalto

EEUU pide contención a Ankara mientras los guerrilleros ofrecen un alto el fuego con condiciones tras capturar a ocho soldados turcos

PÚBLICO ·22/10/2007 - 20:19h

Turquía encuentra cada día más motivos para lanzar su anunciada ofensiva contra las bases de la guerrilla kurda en el norte de Irak. El Ejército turco confirmó ayer la captura de ocho de sus soldados por parte de la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

"Pese a todos los esfuerzos para localizarlos no se ha podido establecer contacto con los ocho miembros del personal que desaparecieron poco después de ser atacados el domingo", dijo el Ejército turco en un comunicado difundido ayer.

El ataque del pasado domingo del PKK dejó 12 soldados muertos en el bando turco y más de 30 entre los kurdos según informó Ankara. El Gobierno turco considera la acción una nueva provocación del PKK sólo cuatro días después de que el Parlamento autorizara al Ejército a entrar en el Kurdistán iraquí para atacar las bases de la guerrilla kurda.

Preocupación en Washington 

Los planes de Ankara son vistos con enorme preocupación desde Washington. EEUU considera que una invasión turca en el norte de Irak desestabilizaría una de las zonas menos conflictivas en el país.

La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, telefoneó el pasado domingo al primer ministro turco Recep Tayip Erdogan y al líder del Kurdistán iraquí, Masud Barzani. A Erdogan le pidió contención en la anunciada ofensiva turca mientras a Barzani le exigió que hiciera algo para detener los ataques del PKK.

"No queremos ver una gran operación militar en la frontera", dijo ayer en nombre de la Casa Blanca Tony Fratto. El potavoz también añadió que EEUU está presionando a Bagdad para que intervenga en el norte de Irak: "Queremos que el Gobierno iraquí actúe inmediatamente para detener las actividades del PKK".

"No necesitamos permiso"

Erdogan tiene previsto reunirse hoy con el primer ministro británico, Gordon Brown, con lo que es posible que Turquía retrase unos días más su ofensiva. El primer ministro turco ya advirtió el pasado domingo sobre las presiones exteriores: "Haremos lo que sea necesario. No necesitamos el permiso de nadie".

"Hemos sido muy pacientes hasta ahora. Hemos probado diferentes vías de solución con Irak y EEUU. Pero en el último mes hemos perdido más de 40 soldados y no hemos conseguido ningún resultado", dijo ayer el ministro de Asuntos Exteriores turco, Ali Babacan.

Por su parte, los rebeldes kurdos dijeron ayer que estaban dispuestos a establecer un alto el fuego si Turquía cumplía con sus condiciones. "Estamos listos para un alto el fuego si el Ejército turco deja de atacar nuestras posiciones, abandona los planes para una invasión y recupera el camino de la paz", decía el comunicado publicado en la página web del PKK.