Lunes, 22 de Octubre de 2007

El sobrepeso ya es una pandemia

Más de la mitad de la población mundial padece exceso de peso, según un estudio realizado con casi 170.000 pacientes.

 

ANTONIO GONZÁLEZ ·22/10/2007 - 20:18h

El sobrepeso y la obesidad constituyen ya una pandemia. El estudio internacional más amplio realizado hasta el momento sobre pacientes con estos problemas, que publica hoy la revista Circulation, revela que el 40% de los hombres y el 30% de las mujeres sufre sobrepeso, mientras que la obesidad afecta al 24% de los varones y el 27% de las féminas.

En consecuencia, en torno al 60% de la población mundial padece exceso de peso, al tener un índice de masa corporal (IMC) de 25 o más. El IMC se calcula dividiendo el peso en kilos entre el cuadrado de la altura en metros.La investigación se realizó sobre 168.159 personas (69.409 hombres y 98.750 mujeres) de 18 a 80 años de edad, en consultas de atención primaria de 63 países distintos de los cinco continentes.

España, en la misma línea

España, el país con más participantes en el estudio, con 19.000 personas, presenta tasas ligeramente inferiores, aunque en general “está a la par”, según explica el jefe de la unidad de trastornos alimentarios del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona) y colaborador en el estudio, Xavier Formiguera.

Según los últimos datos oficiales, el 37,4% de los adultos tiene sobrepeso en España, mientras que la obesidad afecta al 15,2% de los mayores de edad.

Los datos varían según la región. Así, la frecuencia de la obesidad (IMC de 30 o superior) varía del 7% de los países del sur y el este de Asia al 36% de Canadá.

Los datos, ya de por sí alarmantes, podrían ser todavía peores, ya que EEUU, considerado el país con mayor tasa de obesidad, no ha participado en el estudio, denominado Día Internacional para la Evaluación de la Obesidad Abdominal (IDEA).

La principal autora del trabajo, Beverley Balkau, del Instituto Nacional de la Salud francés, destaca que se demuestra que el exceso de peso “es una pandemia”, ya que “de la mitad a dos terceras partes de la población estudiada tienen sobrepeso u obesidad”.

Los autores de la investigación, patrocinada por el laboratorio Sanofi-Aventis, que comercializa un fármaco contra este problema, analizaron el índice de masa corporal (IMC) de los sujetos, pero también midieron la circunferencia de la cintura. A su juicio, este último indicador es mejor instrumento que el IMC para calcular el riesgo de patologías asociadas a la obesidad, como la diabetes y la enfermedad cardiovascular.

La medida de la cintura debe ser controlada del mismo modo que el IMC, ya que hasta en personas con peso normal esta medida puede indicar riesgo de enfermedad.

La “curva de la mortalidad”

Fromiguera explica que tener más de 102 centímetros de perímetro en hombres y de 88 en mujeres resulta “altamente perjudicial”, ya que eleva el riesgo de enfermedades cardiacas y metabólicas. Este especialista pone como ejemplo el típico hombre de mediana edad que tiene piernas y culo delgados, pero que presenta la típica curva de la felicidad o barriga cervecera. “Debería llamarse la curva de la mortalidad y el riesgo cardiometabólico”, señala.

Utilizando la medida de la cintura, más de la mitad de la población estudiada tenían exceso de grasa abdominal. “Hay un aumento significativo de la frecuencia de patologías cardiovasculares y diabetes a medida que aumenta la circunferencia de la cintura”, señala Balkau.

Así, cada incremento de 14 centímetros en hombres aumenta un 35% las posibilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular, mientras que en mujeres ver crecer su contorno en una medida similar supone exponerse a un 40% más de riesgo de padecer una de estas patologías.

 

Por qué es bueno hacer ejercicio

Por todos es conocido que el ejercicio reduce el riesgo de enfermedad cardiaca. Pero hasta ahora se desconocía el  mecanismo por el que conseguía dicho efecto beneficioso.

Un trabajo publicado hoy en ‘Circulation’ lo desvela. Los datos provienen de uno de los estudios poblacionales más multitudinarios, el Women’s Health Study, en el que participan 27.000 mujeres, seguidas por los médicos durante 10 años de media.

Al contrario de lo que pudiera parecer, el mayor beneficio del deporte no viene de su efecto en el índice de masa corporal, sino de cómo reduce los principales marcadores hemostáticos y de inflamación, un factor de riesgo cardiovascular relativamente nuevo asociado al buen funcionamiento de los vasos sanguíneos.

El trabajo también señala que el beneficio cardiovascular a largo plazo se aprecia a partir de una práctica moderada del ejercicio, alrededor de dos horas por semana. Una razón más para hacer deporte.  

Noticias Relacionadas