Lunes, 22 de Octubre de 2007

La menor podrá donar parte del hígado a su bebé en menos de un mes

OLIVIA CARBALLAR ·22/10/2007 - 20:12h

“Rocío, podrás ser donante de Noara”. Como muchos días en los seis meses de vida de Noara, Rocío iba en el AVE con su niña, que había tenido fiebre la noche anterior, camino del Hospital Reina Sofía de Córdoba para hacerle una endoscopia. El viaje de ayer no habría tenido nada de especial si no hubiera sido por una llamada al móvil. Su abogado, Juan Manuel Gabellas, le comunicó lo que llevaba esperando meses: un permiso judicial para poder donar parte de su hígado a su bebé, que sufre una malformación en ese órgano –aunque no reviste gravedad–. Eran poco más de las nueve de la mañana.

El juzgado de primera instancia número 17 de Sevilla acababa de notificar en un auto la autorización para que Rocío, a cinco meses de cumplir los 18, pueda convertirse en la primera donante viva menor pese a que la ley lo prohíbe. La juez María Núñez Bolaños compara este caso con “supuestos análogos de esterilización”, en los que el magistrado suple la falta de capacidad del menor  “con las debidas garantías judiciales e intervención del fiscal y el forense”.

Y eso es lo que ha ocurrido con Rocío. Los informes médicos aconsejaban la intervención porque la joven, de la localidad sevillana de Camas, “está en pleno uso de sus facultades” y “no fue presionada por ningún familiar”, informa Efe. La pregunta ahora es cuándo será operada Noara. Si antes del 26 de noviembre –cuando tiene que volver a revisión– llega un hígado de cadáver, los médicos le harán el trasplante inmediatamente. Pero si la pequeña sufre una recaída importante antes de esa fecha y sigue en la lista de espera –hay 15 niños más en España–, se recurrirá a la madre. En este caso, la operación no puede realizarse “antes de 20 o 25 días”, que es lo que tarda el procedimiento para cualquier donación de vivo.

Los procedimientos

Rocío, tras manifestar formalmente su deseo, deberá someterse a las pruebas definitivas para comprobar la compatibilidad con su hija. Y luego un juez tendrá que dar el visto bueno a la intervención, que podrá realizarse 24 horas después. Según el coordinador de trasplantes andaluz, Manuel Alonso, es “imposible saber cuánto puede vivir el bebé sin la operación”. Ahora, Rocío, que se siente “muy agradecida”, espera “feliz” junto a Noara.