Lunes, 22 de Octubre de 2007

Perla Hazan afirma que el Premio es "para toda la humanidad"

EFE ·22/10/2007 - 19:42h

EFE - Perla Hazan, directora en Iberoamérica, España y Portugal de Yad Vashem, Museo de la Memoria del Holocausto de Jerusalén, acompañada de su marido Mauricio Hazan, a su llegada hoy a Oviedo donde ha asistido para recoger el viernes el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2007. EFE

La directora en Iberoamérica, España y Portugal de Yad Vashem, Museo de la Memoria del Holocausto de Jerusalén, Perla Hazan, ha afirmado que el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia que recibirá el próximo viernes esta institución es "para toda la humanidad".

Hazan, que ha llegado esta tarde a Oviedo para recoger el viernes el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, agradeció a la Fundación que concede los galardones, al jurado y a Don Felipe de Borbón el "momento inolvidable" que supuso saberse ganadores de esta distinción.

"No es un premio únicamente para el pueblo judío, sino para toda la humanidad", ha agregado Perla Hazan, quien ha agregado que la concesión del galardón permite que no se olvide el holocausto y su honre a las víctimas.

En unas declaraciones hechas a su llegada Oviedo, la directora en Iberoamérica, España y Portugal de Yad Vashem, a la que le ha embargado la emoción hasta el punto de no poder contener las lágrimas, recordó a una madre que cuando entró en los hornos crematorios hizo un llamamiento para que el mundo supiera lo que había sucedido con el pueblo judío.

"El eco de esa madre como el de tantas otras se está haciendo escuchar aquí, y en memoria de ella doy las gracias", ha proclamado Perla Hazan, quien ha extendido su agradecimiento "a todos esos justos entre las naciones que arriesgaron sus vidas para salvar judíos".

La directora en Iberoamérica, España y Portugal de Yad Vashem, que ha llegado a Oviedo acompañada por su esposo, Mauricio Hazan, ha recordado que su marido es un superviviente del holocausto y ha relatado que fue salvado en Grecia por un sacerdote tras permanecer escondido durante cinco años.

"El pueblo jamás delató a su familia y al llegar los alemanes quemaron vivo al cura dentro de la iglesia por negarse a revelar su paradero", ha declarado Perla Hazan con lágrimas en lo ojos.

El Museo del Holocausto de Jerusalén, Yad Vashen, cerró el pasado 12 de septiembre la lista de galardonados en 2007 con los Premios Príncipe de Asturias.