Lunes, 22 de Octubre de 2007

La CE dispuesta a reducir la duración y sa superficie afectada por los planes de arranque

EFE ·22/10/2007 - 13:49h

EFE - La ministra española de Agricultura, Elena Espinosa, pidió hoy que los gobiernos nacionales tengan la posibilidad de dar ayudas directas a los viticultores para que puedan adaptarse "con una transición adecuada" a la reforma de la Organización Común de Mercado (OCM) del vino. EFE

La comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, se mostró hoy dispuesta a limitar a tres años los planes de arranque voluntario de viñas (frente a cinco propuestos inicialmente) y también podría aceptar que la superficie afectada sea inferior a las 200.000 hectáreas.

Fischer Boel expuso, al término del Consejo de Ministros de la UE, que está "abierta" a "encontrar una solución" con los países comunitarios, para consensuar la reforma de la Organización Común de Mercado (OCM) del vino y en este sentido aludió a la posibilidad de flexibilizar su propuesta sobre el arranque.

La CE plantea, en su proyecto de OCM, promover que se arranquen voluntariamente 200.000 hectáreas de viñedo, mediante un programa de ayudas que tendría una duración de cinco años.

La comisaria indicó que si hay una mayoría de países que así lo quieren, podría aceptar que ese plan de arranque se limitara a tres años.

Respecto a la superficie, Fischer Boel recordó que un recorte de 200.000 hectáreas (voluntario) "es una buena cifra" y que sería una medida apropiada para algunas regiones, aunque apuntó que podrá aceptar un objetivo inferior.

Según otras fuentes, en los grupos técnicos del Consejo de Ministros la rebaja a tres años de los planes de arranque en la práctica significaría que se vieran afectadas menos hectáreas, con el consiguiente ahorro de presupuesto para esta medida.