Lunes, 22 de Octubre de 2007

Docenas de empleados de Grupo Dédalo se manifiestan en la sede del Grupo Prisa

Los trabajadores no aceptan el plan de viabilidad presentado por la empresa, participada por Prisa Print. La falta de acuerdo dará lugar a un ERE que afectará a casi 500 personas.

MIGUEL RUBIO ·22/10/2007 - 18:13h

Trabajadores de Grupo Dédalo protestaron frente a la sede de Prisa en Gran Vía. MIGUEL RUBIO

Más de dos horas de pitada han mantenido concentrados a docenas de empleados del Grupo Dédalo frente a la sede del Grupo Prisa, uno de sus accionistas. Protestan contra el cierre de las empresas Mateu Cromo, Dédalo Altamira, Mateu Líber y Macrolibros, que afecta a 592 trabajadores.

Tras varios meses de negociación, el pasado día 16 parecía que las partes habían alcanzado un acuerdo, suscrito por los sindicatos mayoritarios UGT y CCOO. Se aceptaba así un plan de viabilidad que incluía, según la empresa, la recolocación de 300 trabajadores e indemnizaciones hasta un 50% por encima de las previstas en el convenio.

El preacuerdo no fue ratificado por los trabajadores de tres de las empresas: Mateu Cromo, Dédalo Altamira y Mateu Líber, las tres ubicadas en la localidad madrileña de Pinto. En Valladolid, Macrolibros sí dio el visto bueno al documento.

Versiones contradictorias 

Los 490 afectados restantes se verán sometidos a un expediente de regulación de empleo si no se vuelve a la negociación y se alcanza un acuerdo. La empresa se muestra sorprendida y afirman que el plan de viabilidad presentado contemplaba la recolocación de 372 personas del total de en condiciones de hasta un 50% por encima de lo estipulado por el convenio.

La versión de los trabajadores es muy diferente. El secretario del comité de empresa de Mateu Líber, Rafael García, explica que las indemnizaciones por despido les parecen bajas, situadas en el mínimo legal. Algunas de las recolocaciones supondrían "reducciones salariales de hasta el 50%".

Las razones del cierre, según Grupo Dédalo, afectan a todo el sector de la impresión gráfica, que estaría en plena reconversión. Las tarifas han subido y la cuota de mercado de las imprentas españolas ha caído frente a la competencia de los países del Este y de Asia. El propio García reconoce las pérdidas, que la empresa cifra en millón y medio de euros mensuales. Los trabajadores no lo achacan a problemas estructurales sino a una mala gestión.

El Grupo Dédalo, empresa dedicada a la impresión gráfica de productos como el diario As o Cinco días, está participada en un 40% por Prisa a través de Prisa Print. El otro 60% es propiedad de Ibersuizas.