Lunes, 22 de Octubre de 2007

Turquía tratará de resolver la crisis por la vía diplomática ante la oferta de tregua de los rebeldes kurdos

Se podría recurrir a una acción militar "en caso de que fuese necesaria", según el ministro turco de Exteriores | El PKK ofrece una tregua a cambio de la renuncia turca a bombardear sus bases en Irak

PÚBLICO.ES ·22/10/2007 - 17:14h

El ministro turco de Asuntos Exteriores, Ali Babacan, asegura que Ankara intentará solucionar por la vía diplomática la crisis con el rebelde Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), aunque sin descartar la solución militar.

La crisis alcanzó tintes dramáticos cuando un ataque de los rebeldes kurdos acabó con la vida de 12 militares turcos, tras el que se Turquía bombardeó el norte de Irak . El gobierno turco ya llevaba varios días advirtiendo de que la acción militar era inminente y hoy mismo declaró que está dispuesto a pagar "el precio que sea" para protegerse de los kurdos.

"Abogamos por toda solución no militar, a través de la vía diplomática y el diálogo, para poner fin a la tensión en nuestra frontera con Irak por los atentados terroristas de los rebeldes del PKK contra el Ejército turco desde el norte iraquí", dijo Babacan.

El gobierno turco "no opta por la intervención militar, pero que podríamos recurrir a esa solución en caso de que sea necesaria", dijo el ministro haciedo referencia a la reciente aprobación por el Parlamento turco de una incursión militar en el Kurdistán iraquí para perseguir a los milicianos del PKK.

Babacan hizo esta declaración tras las conversaciones que mantuvo con las principales autoridades de Arabia Saudí y Kuwait, centradas en la creciente tensión en la frontera de Turquía con el Kurdistán iraquí.

Oferta de tregua

El presidente de Irak, Yalal Talabani, adelantó esta mañana que  el Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK) decretaría una tregua en las próximas horas, alto que fue ratificado por una declaración publicada por los rebeldes kurdos en Internet, que exigen la renuncia de Turquía a atacar sus bases en el norte de Irak.

El presidente iraquí, él mismo de etnia kurda, pidió al grupo separatista kurdo-turco renunciar a la violencia y optar por vías políticas.

En todo caso, dijo que las autoridades iraquíes no detendrán a los guerrilleros del PKK refugiados en Irak porque "no podemos hacer esas detenciones, ya que viven en zonas montañosas" de difícil acceso.

"Nosotros estamos en contra de toda forma de violencia, y volvemos a hacer un llamamiento a los miembros del PKK para detener la violencia", dijo Talabani.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, que tenía previsto ir a Gran Bretaña en viaje oficial, no respondió al comentario hecho por Talabani, tras haber comentado anteriormente que Turquía espera ahora una acción concreta y no declaraciones.

Firat también informó de que el PKK no había confirmado aún las declaraciones de Talabani, pero que el ala política de este movimiento guerrillero había dicho hoy que el alto fuego que han declarado aún es válido.

PKK, PROBLEMA ENQUISTADO DE TURQUÍA DESDE HACE TRES DÉCADAS

El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) ha sido, desde su fundación hace casi tres décadas, en 1978, uno de los mayores problemas de Turquía, que de nuevo se plantea lanzar una ofensiva militar contra sus bases en el norte de Irak.

De inspiración marxista-leninista, el PKK nació de la mano de Abdulá Ocalan para que se reconociesen los derechos prohibidos de los 15 millones de kurdos de Turquía, algunos tan básicos como usar su propio idioma.En 1984 inició la lucha armada para conseguir la independencia del Kurdistán y, desde entonces, unas 37.000 personas han muerto en un conflicto que también ha dejado decenas de miles de aldeas destruidas y cientos de miles de desplazados en el sudeste y el este de Turquía, de mayoría kurda.

Las reivindicaciones independentistas del PKK, que goza de una fuerte popularidad entre la población kurda de Turquía, pero también de Irak, Irán y Siria, fueron modificadas en los años 90, los más duros de la confrontación, por las de una fuerte autonomía, una amnistía para los miles de presos y la posibilidad de participar en la vida política.En 1999 se produjo la detención en Kenia de Ocalan, que tras varios años de exilio en Siria había sido obligado a dejar ese país por las presiones turcas, y después fue condenado a muerte, aunque la pena se le conmutó por la cadena perpetua.

En su primera intervención ante los jueces, Ocalan pidió perdón a los familiares de los muertos por el PKK y exhortó a la guerrilla a deponer las armas.La captura de "Apo" (tío, como era conocido el líder guerrillero) marcó una nueva época en el PKK, que decretó un alto el fuego unilateral y adoptó varias medidas destinadas a mejorar su imagen internacional. Tras cambiar varias veces de nombre, finalmente retomó el original.

Turquía, que como EEUU y la UE considera al PKK una organización terrorista, se negó a reconocer la tregua y a negociar.

El grupo armado reanudó sus ataques en 2004 y, tras una nueva tregua unilateral en 2006, intensificó sus acciones violentas en los últimos años.En la actualidad el máximo responsable militar del PKK es Murat Karayilan, que tiene su base en las montañas Qandiles, norte-iraquíes, mientras que el ala política está representada por el Parlamento kurdo en el exilio, con sede en la Haya.

Turquía, por su parte, ya ha llevado a cabo antes operaciones transfronterizas en el norte de Irak, donde Ankara cree que el PKK tiene unos 3.500 combatientes.En concreto en 1992, 1995 y 1997. La última fue a gran escala y 50.000 soldados cruzaron la frontera.

En esas zonas montañosas, que ni siquiera el fallecido dictador iraquí Sadam Husein logró dominar, también se supone que se esconden milicianos del Pejak, organización "hermana" del PKK para luchar por los derechos de los kurdos en Irán.

Noticias Relacionadas