Lunes, 22 de Octubre de 2007

Los asesores de comunicación de Gescartera perdieron 279 millones de pesetas en bolsa

EFE ·22/10/2007 - 18:21h

EFE - El periodista Roberto Santos, en la imagen, dueño de las dos empresas de comunicación que asesoraron a Gescartera, perdieron más de 279 millones de pesetas (1,67 millones de euros) de los 410 millones de pesetas que invirtieron en la sociedad (2,46 millones de euros). EFE

El periodista Roberto Santos, dueño de las dos empresas de comunicación que asesoraron a Gescartera durante años sobre su imagen al público, perdieron más de 279 millones de pesetas (1,67 millones de euros) de los 410 millones de pesetas que invirtieron en la sociedad (2,46 millones de euros).

Al comparecer hoy como testigo ante el tribunal que juzga este escándalo financiero, Santos declaró que, en junio de 2001, después de empezar en 1996 a invertir con sus dos empresas "Asesores 2000 SL" y "La Fábrica de Comunicación", estas dos compañías sólo tenían carteras de valores en bolsa con una valoración de 90 y 41 millones de pesetas, respectivamente, unos 131 millones de pesetas en total.

El testigo comentó, a preguntas del fiscal, que prestaron servicios "de comunicación y marketing" a Gescartera, para quien hicieron labores de "brochure" (folletos propios de una compañía), prepararon su logotipo, y aportaron informes sobre las noticias publicadas en empresas y sobre varios sectores financieros.

Además, Roberto Santos reconoció que daba las órdenes de compra y venta directamente a los imputados Javier Sierra de la Flor y José María Ruiz de la Serna, pero no a través de Antonio Camacho, a quien conoció por su compañero periodista Jesús Carrillo.

Por otro lado, a preguntas de la defensa, negó haber prestado dinero a Gescartera pero sí explicó que "se neteaban saldos" con la agencia de valores, dado que esta sociedad "nos permitía descubierto de 20 millones de pesetas en Asesores 2000 y de 10 millones en La Fabrica (de Comunicación)" pues "nos ofrecía financiación".

Santos relató que compraban acciones de Telefónica, Repsol, SCH y grandes valores del Ibex-35, cuando el selectivo español estaba en el nivel de los 6.500 puntos, pero, de toda la inversión de 410 millones de pesetas, se encuentran con "sorpresa" que, entre abril y junio de 2001, pese a no dar órdenes de compraventa, "se enajena y volatiliza el 80 por ciento de los valores que teníamos".

Hasta julio de 2007 no han podido disponer de estos valores que tenían en Caja Madrid Bolsa por más de 20.000 euros, por lo que -aseguró Roberto Santos- este proceso "nos ha causado un perjuicio incalculable" pues hubo que prescindir de los trabajadores de ambas empresas.

"Si no tuviese confianza (en Gescartera) no habría metido mis ahorros", indicó Roberto Santos, quien recordó cómo, en 1999, tuvo que reunirse con Antonio Camacho, una vez abierto el expediente de la CNMV contra Gescartera, para estudiar la estrategia ante los medios de comunicación.