Lunes, 22 de Octubre de 2007

El Círculo de Empresarios dice que los Presupuestos son optimistas y que no prevén incertidumbres

EFE ·22/10/2007 - 16:14h

EFE - El presidente del Círculo de Empresarios, Claudio Boada.EFE

El Círculo de Empresarios criticó hoy que los Presupuestos Generales del Estado de 2008 incluyen una "importante dosis de optimismo" en su cuadro macroeconómico al no incorporar el aumento de la incertidumbre, tras las turbulencias de los mercados financieros.

En un documento, presentado hoy por su presidente, Claudio Boada, y por el presidente del Comité de Política Económica, Fernando Eguidazu, el Círculo de Empresarios destacó que los Presupuestos no parecen ser "especialmente" eficaces para conseguir el objetivo del cambio de modelo de la economía española.

El Círculo advirtió de que existen una serie de riesgos para el crecimiento de la economía española como son la dependencia financiera del exterior, el endeudamiento privado como consecuencia de la subida de los tipos de interés, y la dependencia energética y del sector de la construcción.

Además, incidió en que el presupuesto de gastos e ingresos no responde a las necesidades de la economía española.

Así, en cuanto a determinados gastos, destacó que obliga a compromisos futuros y que incluso puede que no sean eficaces.

En este sentido, señaló que el denominado "cheque-bebé" puede convertirse en una mera transferencia de renta y abogó por que se lleven a cabo programas más completos diseñando políticas mejor orientadas a los hogares.

En cuanto al gasto en educación, destacó que su mayor partida presupuestaria no parece que pueda resolver las carencias del sistema educativo, ya que lo necesario, en su opinión, son reformas más profundas, "no dirigidas a maquillar resultados, sino a garantizar una mejor formación".

Asimismo, el Círculo de Empresarios consideró que las inversiones en infraestructuras no se han regido por la eficiencia ni por la solidaridad interterritorial y que han seguido, en cambio, la pauta que han marcado los intereses políticos de las comunidades autónomas.

Además, a pesar del fuerte incremento del porcentaje destinado a I+D+i, aseguró que las deficiencias en esta materia se manifiestan con especial intensidad en el sector privado y defendió que habría que establecer mecanismos de evaluación del impacto que el gasto público en I+D+i tiene en el tejido productivo español, para dirigirlo mejor donde resulte más aprovechable.

El Círculo subrayó que los Presupuestos no introducen novedades significativas que mejoren el marco administrativo local y avisó de que en los próximos años la financiación puede ser un problema para muchos ayuntamientos, si la actividad en la construcción se ralentiza y reduce sus ingresos, "lo que pondría en peligro la estabilidad fiscal de estas administraciones".

En cuanto a los ingresos, destacó que los Presupuestos admiten cierta moderación como consecuencia de la desaceleración del PIB y de las rebajas de impuestos y también por el hecho de la disminución de las entradas netas por Fondos Europeos, una circunstancia "que afectará negativamente a la competitividad y a la productividad".

Además, incidió en que la política fiscal de los últimos años no ha sido todo lo ambiciosa que era preciso, según las condiciones monetarias y la fase del ciclo en que se movía la economía española. Asimismo, aceptó que es probable que las Administraciones Públicas cierren el próximo año con superávit, pero advirtió de que podría ser inferior a lo presupuestado si la desaceleración de la construcción se agrava o si las consecuencias de la crisis financiera internacional son mayores de las previstas.

Durante la presentación y sobre la petición del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de que los bancos no endurezcan las condiciones de sus créditos debido a la inestabilidad en los mercados, Boada admitió que es normal ese endurecimiento, al igual que Eguidazu, quien señaló que esta situación se produce en todos los países, y subrayó que "la Banca mira los riesgos y la rentabilidad y el Banco de España lleva tiempo advirtiendo sobre ello".

Eguidazu aseguró, sobre la situación económica actual, que "la prudencia aconseja mirar el futuro con preocupación, ya que está más turbio y ha aumentado la incertidumbre".