Lunes, 22 de Octubre de 2007

La industria farmacéutica condiciona los resultados de los ensayos clínicos

Los estudios clínicos pagados por los laboratorios sobre inhaladores describen menos efectos secundarios

AINHOA IRIBERRI ·22/10/2007 - 14:59h

La fuente de financiación de los ensayos clínicos influye en sus resultados. Cuando es un laboratorio farmacéutico el que paga, se detectan menos efectos adversos en el fármaco evaluado que cuando financia una entidad independiente.

Ésta es la principal conclusión de un trabajo dirigido por el jefe del Servicio de Alergopediatría del Hospital La Fe de Valencia, Antonio Nieto, publicado ayer en la revista Archives of Internal Medicine.

Los investigadores buscaron en concreto en la base de datos más amplia de ensayos clínicos, MEDLINE, trabajos publicados sobre la eficacia de corticosteroides inhalados, un tipo de fármacos muy utilizado para el tratamiento del asma. Dividieron los ensayos publicados según su financiación.

Encontraron 275 financiados (del todo o en parte) por el laboratorio que fabricaba el fármaco evaluado y 229 pagados por otras vías.

Hasta 30 puntos de diferencia

El 35% de los ensayos respaldados económicamente por la compañía fabricante del medicamento que se estudiaba declaraba efectos adversos reseñables en los participantes que se trataban con inhaladores, frente a los que no lo hacían (el grupo control).

La cifra ascendía al 65,1% en aquellos trabajos financiados por organizaciones sin interés económico en el producto.

Además, los estudios financiados por los laboratorios eran menos proclives a incluir en sus parámetros de evaluación los efectos del fármaco en la densidad mineral ósea y el crecimiento, dos de los efectos adversos más asociados al consumo en dosis excesivas de corticosteroides.

Según Nieto, "los médicos confiamos en los ensayos clínicos como la principal fuente de evidencia a la hora de recomendar uno u otro tratamiento. Tras un hallazgo como éste, uno pone en duda si está tomando la decisión correcta".

El especialista opina que las compañías farmacéuticas pueden diseñar estudios a su medida: "El 80% de lo que se publica está patrocinado por la industria y la cuestión es hasta qué punto podemos prescribir de forma independiente".

Para intentar contrarrestar la influencia de los laboratorios en los resultados de los ensayos, las 13 revistas médicas más importantes del mundo publicaron en 2001 un editorial sobre la necesidad de autorregularse y no difundir estudios no registrados en una entidad independiente.

Nieto considera que no se trata de estigmatizar a los laboratorios e incluso se atreve con la autocrítica: "Muchos médicos podemos estar predispuestos a hacer lo que nos dice la industria farmacéutica".

Por esta razón, concluye su estudio afirmando que tanto la fuente de financiación de cada ensayo clínico como los conflictos de interés de los autores de este tipo de trabajos deben estar más claros, para lograr una opinión más equilibrada.

OTRAS ACUSACIONES A LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA 

Ocultar información

El caso Vioxx, que llevó a la retirada de este superventas del laboratorio MSD, es el mayor ejemplo de esta seria acusación. Una de las revistas médicas más prestigiosas, New England Journal of Medicine (NEJM), la apoyó.

Invención de enfermedades

El periodista alemán Jorg Blëch, autor del libro ‘Los inventores de enfermedades’, cree que la industria hace que parezcan dolencias procesos completamente normales, para vender nuevos fármacos.

Gasto en marketing

Una antigua directora de NEJM, Marcia Angell, acusó a la industria  en un libro de gastar mucho dinero en marketing y poco en desarrollar nuevos fármacos .