Lunes, 22 de Octubre de 2007

La ministra Álvarez dice que la única prisa con el AVE debe ser dar el mejor servicio cuanto antes

EFE ·22/10/2007 - 13:51h

EFE - En la imagen, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, hoy en Málaga. EFE

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ha asegurado sobre las incidencias ferroviarias en Barcelona por problemas en las obras de la Alta Velocidad que "la única prisa que puede haber es darle el mejor servicio al ciudadano cuanto antes", y ha pedido serenidad.

Ha indicado que "no se puede parar la obra porque siempre el AVE va a pasar por el mismo sitio, ya está decidido que entre compartiendo el corredor (de cercanías)".

La titular de Fomento ha recordado en conferencia de prensa que en esa obra "trabajan muchas personas, muchas empresas y muchos responsables y se pueden producir incidentes como los de este tipo" y que "a nadie se ha tratado de engañar, desde el principio se ha dicho que compartir corredor supone un riesgo de que se produzcan incidencias".

"Los que están pidiendo que se haga rápidamente y después que no se haga rápidamente, deberían tener un poco más de serenidad porque es una obra muy compleja", ha dicho Álvarez.

Ha recomendado comprobar las fechas de adjudicación de los contratos y ha destacado que es una obra compleja en el mismo corredor donde funcionan los ferrocarriles de cercanías a razón de "un tren cada minuto", lo que entraña "un riesgo de imprevistos, que es lo que está pasando".

Renfe ha reestructurado sus servicios ferroviarios en Barcelona desde hoy tras el deslizamiento de tierras en un túnel de Ferrocarrils (FGC) que ha causado la suspensión de dos líneas de Cercanías al menos durante una semana.

Álvarez ha explicado que la Generalitat, el Ayuntamiento y Fomento analizaron ayer las medidas adicionales para poner el túnel en servicio y las cercanías "en un plazo de entre siete y diez días, según los técnicos".

La ministra ha señalado que se estudia "el error que ha podido cometerse por la empresa contratada para la obra, que asumirá toda su responsabilidad" y ha añadido que si el AVE no hubiera entrado en el mismo corredor "no hubiera habido toda esta serie de incidencias".

Ha recordado que a partir del verano empezaron a surgir los problemas porque es cuando la obra del AVE entró en Barcelona, ya que "no se debe suspender el tráfico durante ocho o nueve meses en una zona donde circulan 400.000 personas".

También ha precisado que no todas las empresas están teniendo los mismos incidentes porque no comparten las mismas dificultades, "hay tramos más difíciles y menos, terrenos por donde es fácil llevar a cabo la obra y en otros donde surgen imprevistos".