Lunes, 22 de Octubre de 2007

España pide formalmente a Australia la devolución de un mapamundi de Ptolomeo

EFE ·22/10/2007 - 14:40h

EFE - El Gobierno de España solicitó formalmente a Australia la devolución del mapamundi de Ptolomeo robado en la Biblioteca Nacional de España y recuperado por la policía de Sídney. Fotografía sin fecha del mapamundi de Ptolomeo. EFE

El Gobierno de España, a través de su embajada en Canberra, solicitó formalmente a Australia la devolución del mapamundi impreso en Ulm (Alemania) y de una obra de Ptolomeo robado de la Biblioteca Nacional de España y que la policía de Sídney ha recuperado.

"España ha presentado la documentación necesaria para probar la propiedad del mapa", confirmó hoy a Efe el cónsul general de España en Sídney, Enrique Sardá.

Los documentos entregados cumplen con la Convención de la UNESCO de 1970 "sobre las medidas que deben adoptarse para impedir la importación, exportación y transferencia de propiedad ilícitas de bienes culturales", de la que tanto España como Australia son signatarios.

Las autoridades australianas examinarán los documentos recibidos en cumplimiento con su Ley de Protección de Patrimonio Cultural Movible, de 1986, que da efecto a las obligaciones de Australia bajo la citada convención.

Esta legislación establece el mecanismo para la devolución de objetos robados en el extranjero, y se activa después de recibir la petición del gobierno del país del que proceden.

Asimismo, abre un período de 30 días para que se pueda disputar la propiedad del bien, pero es muy poco probable que ello ocurra dado que la persona que introdujo el mapamundi en Australia, el anticuario Simon Dewez, lo entregó voluntariamente a la Policía.

Dewez, quien lo compró en agosto a un marchante en Estados Unidos sin sospechar su procedencia ilícita, manifestó a Efe, el pasado fin de semana, su satisfacción al saber que el documento cartográfico volverá a donde pertenece.

César Gómez Rivero, un español de origen uruguayo que reside en Argentina, admitió este mes a través de un abogado que había robado diez mapamundis incunables y libros de la Biblioteca Nacional de España, y devolvió las ocho piezas que mantenía en su posesión.