Lunes, 22 de Octubre de 2007

La policía realiza identificaciones en la Cañada Real Galiana, en Madrid

EFE ·22/10/2007 - 14:01h

EFE - En la imagen, numerosos vecinos del asentamiento chabolista de la Cañada Real Galiana se dirigen a la Junta Municipal del Distrito de Vicálvaro por la A-3, escoltados por la Policía Nacional, para protestar por el desalojo, de una vivienda ilegal, que causó una batalla campal. EFE

Agentes de la Policía Nacional se han desplazado esta mañana a la Cañada Real Galiana para realizar reconocimientos entre los vecinos y comprobar identidades, según han confirmado a EFE fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, que no quisieron precisar los motivos de la operación.

Los vecinos de la zona han indicado a EFE que la policía ha estado toda la mañana "parando y cacheando" a los hombres del barrio, e incluso alguno afirma haber visto que dos de ellos fueran detenidos, extremo que niegan las fuentes de la Policía Nacional, que tratan, según han dicho a EFE, de hacer su trabajo "lo más tranquilos posible".

Hoy, la zona donde se aprecia una mayor presencia policial es la parte norte del poblado, la que linda con Rivas-Vaciamadrid, ocupada en su mayor parte por marroquíes que han construido sus viviendas, todas ellas ilegales, en este área.

Algunos de los vecinos marroquíes indicaron a EFE que creen que la Policía está buscando a quienes lanzaron piedras el jueves pasado a los agentes en la batalla campal que se originó, tras el derribo de una casa, entre vecinos y policías, uno de los cuales tuvo que ser intervenido quirúrgicamente con la mandíbula rota.

Durante este fin de semana, los vecinos de la Cañada estuvieron ayudando al marroquí Abdul, propietario del inmueble ilegal derribado, a levantarlo de nuevo en el mismo lugar.

La casa cuenta ya con la fachada del primer piso totalmente reconstruida y puerta de entrada, aunque aún no tiene ventanas.

Las mujeres del barrio manifiestan su indignación agrupadas en corrillos y denuncian que la mayoría de sus hombres están trabajando y se sienten intimidadas por la presencia policial.

Las casas de esta zona de la Cañada Real Galiana son todas de construcción, de dos y tres alturas, con patios interiores, y algunas hasta con jardines, y la mayoría de sus vecinos niegan que sea un lugar de delincuentes, vendedores de drogas e infraviviendas.