Domingo, 21 de Octubre de 2007

El FMI alerta sobre la inflación

Alan Greenspan pide que se deje actuar a los "fondos buitres" con libertad

DAVID ANGLÉS ·21/10/2007 - 22:03h

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoce que la economía mundial está tocada, pero alerta a los bancos centrales que el principal enemigo sigue siendo la inflación. "Se espera que las recientes turbulencias en los mercados financieros de las economías avanzadas moderen el crecimiento a corto plazo", afirma el comunicado publicado al final de la asamblea general del organismo.

Aunque el FMI admite que se crecerá menos, de sus palabras se desprende que nuevas bajadas de los tipos de interés puede que no sean la solución más inteligente. "La política monetaria debería concentrarse en la estabilidad de precios", añade el comunicado.


El ex presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Alan Greenspan terció también en el debate sobre los efectos de la crisis. El gurú criticó la idea de varios grandes bancos estadounidenses de crear un fondo de 75.000 millones para mejorar la liquidez de los activos más castigados, como los bonos respaldados por activos hipotecarios. Según Greenspan, este fondo puede hacer que los cazagangas se abstengan de entrar al mercado, lo que puede generar efectos nocivos. "Si intervienes en el sistema, los buitres permanecen al margen. Y los buitres son muy útiles algunas veces", señaló.


El FMI, en su comunicado, destacó los aportes de su director gerente, el español Rodrigo Rato, que dejará su cargo de forma anticipada a finales de este mes. El FMI también se ha comprometido a "reforzar la representación" de las economías emergentes dentro del organismo. Varios países en desarrollo han asegurado que podrían abandonar el fondo si no se mejora el reparto de poder. El ministro de finanzas de Venezuela, Rodrigo Cabezas, afirmó en Washington que América Latina tiene recursos suficientes para crear un fondo monetario regional.

España se defiende de los riesgos del ladrillo

El secretario de Estado de Economía, David Vegara, defendió ayer en la asamblea del FMI y del Banco Mundial que la previsión de crecimiento de la Economía sigue en el 3,3% para 2008 e insistió en que la desaceleración del mercado inmobiliario será "suave". El FMI redujo la semana pasada en siete décimas la previsión de crecimiento de España para 2008, hasta el 2,7% influida por el "debilitamiento" del mercado inmobiliario.Vegara admitió ayer en Washington que la previsión del Gobierno "está en la parte alta de las previsiones" pero insistió en que "la desaceleración ya está recogida", en esa estimación, informa Efe.