Domingo, 21 de Octubre de 2007

Esquerra medita cómo contener a los críticos

FERRAN CASAS ·21/10/2007 - 21:17h

El líder ERC, Josep Lluis Carod Rovira, en el programa "Tengo una pregunta para usted". EFE

La resaca de la conferencia nacional de Esquerra era agridulce. Agria porque se evidenció que una parte significativa de las bases (el 22% que apoyó la enmienda a la totalidad de los críticos de Reagrupament.Cat) está alejada de la dirección. Pero dulce porque el alto grado de apoyo (el 82%) al documento oficial da lugar a lecturas abiertas y los críticos no consiguieron que se aprobará ninguna enmienda, cosa que si había pasado en otros cónclaves recientes de ERC.

La permanente de los independentistas se reunirá hoy para analizar el cónclave que congregó a 2500 militantes.

La hoja de ruta

No está claro que Carod y Puigcercós tracen una hoja de ruta conjunta, ya que los críticos (su desactiviación, crecimiento o vuelta al redil del que salieron, el de Puigcercós) pueden condicionar el liderazgo del partido en el congreso de verano.

Fuentes de la cúpula explicaron que la militancia se mostró favorable a la dirección pero dio un "toque de atención" (la enmienda para renegociar al alza el tripartito de Esquerra Independentista -EI- obtuvo un 43% de apoyos) que obliga a "endurecer" el perfil en un gobierno con el PSC que, a veces, implica "tragarse sapos".

Los dos sectores críticos se dieron, pese a sus diferencias, apoyo mutuo. Hay quien sostiene que la distancia entre el 22% de votos a Reagrupament.Cat y el 43% de la enmienda parcial de EI para renegociar el tripartito respondía, en parte, a "una censura a Carod" de partidarios de Puigcercós.

Lo que es evidente es que si la entente entre críticos se consolida Carod y Puigcercós estarán de nuevo abocados a pactar. Por más que pese a los partidarios del último.

Piden "humildad y tomar" nota a la dirección

El corriente crítico Esquerra Independentista, minoritario pero que consiguió un amplio apoyo a su enmienda para renegociar el tripartito, pidió ayer a la dirección de ERC que sea "humilde" y "tome nota" del resultado de la conferencia nacional.

El líder de este sector es el diputado Uriel Bertrán, que hasta hace unos meses era miembro de la dirección. El grupo indicó que se hace necesario "un cambio de rumbo y respetar la pluralidad interna del partido". Los cuadros (la mayoría jóvenes) que se integran en este corriente afirman haberse sentido "excluidos" de algunos debates.