Domingo, 21 de Octubre de 2007

Exhibición cántabra sin premio

El Racing sacó un punto ante el Betis que le sabe a poco. Los santanderinos fueron muy superiores pero la falta de acierto les privó de la victoria.

ALBERTO CABELLO ·21/10/2007 - 20:01h

El racinguista Jorge López es consolado por jugadores del Betis. EFE

El Racing de Santander cometió dos graves errores que le privaron de un mejor resultado ayer ante el Betis. En el primero, Luis Fernández hizo la pillería de adelantarse unos cuantos metros en un saque de banda, el árbitro lo cazó y el balón fue para el Betis que marcó su gol. El segundo fue un penalti fallado por Jorge López en una falta fuera del área que el árbitro vio dentro. No hay nada más que pueda reprochársele ayer al equipo de Marcelino.

Fue superior al Betis de principio a fín. El Racing no especula, no le vale el empate, va hasta el campo del contrario a por la pelota. No la espera, la busca. Tanto descaro dejó al Betis en paños menores. Perdió de vista la pelota ante la excelente ocupación del espacio de los santanderinos y su maestría combinativa. Tantas buenas sensaciones se tradujeron en un único punto por la poca mecha arriba.

El juego del Betis es mucho más primario y previsible, sin velocidad es muy complicado ganar partidos. Cúper ha enmedado algunas cosas pero todavía quedan demasiadas por arreglar.

De las pocas cosas que se le pueden reprochar al Racing es que necesita muchas ocasiones para marcar. La ecuación de puntos logrados por goles es altísima pero ayer casi se estropea a pesar der muy superior al contrario. Jorge López, Munitis, Colsa, Smolarek, Garay.

Todos estuvieron cerca pero ninguno marcó. Sí lo hizo Xisco tras la falta de saque cometida por Luis Fernández. El valenciano es el centro de las iras de la grada. Carga con una mochila de silbidos desde que no acierta con la primera pelota. Pues bien, ayer fue el mejor de su equipo. Mandó un balón al palo, busco la puerta de Tono y marcó. Luego, Jorge López falló el penalti.

Dos inconvenientes tan grandes no desesperararon a los cántabros. La expulsión de Juanito ayudó, pero en igualdad númerica, el Racing ya fue bastante mejor que el Betis. Llegó la recompensa por partida de doble. Con el Betis arrinconado en su área, Jorge López, el mejor jugador del partido, devolvió parte del botín a su equipo.