Domingo, 21 de Octubre de 2007

Nalbandián conquista el Masters de Madrid a lo grande

El tenista argentino ha vuelto a convertirse en bestia negra de Roger Federer y repite en Madrid lo que logró hace dos años en Shanghai culminando una gran semana.

PÚBLICO.ES ·21/10/2007 - 17:38h

El argentino David Nalbandián besa el trofeo de campeón del Masters Series de Madrid. EFE

El tenista argentino David Nalbandián culminó su semana heroica al doblegar en la final del Masters Series de Madrid al suizo Roger Federer, número uno del mundo y vencedor del pasado año, para conquistar el primer título de una campaña aciaga.

El sudamericano, que conquista el primer Masters Series de su carrera, se impuso al helvético por 1-6, 6-3 y 6-3 después de una hora y 48 minutos de juego para infligir la séptima derrota de la temporada a un Roger Federer que buscaba su decimoquinto Masters y el 52 título de su trayectoria.

Verdugo de los tres primeros del mundo 

Nalbandián, que llegaba a la capital española con los cuartos de final del Conde de Godó como mejor resultado, se ha erigido en la gran revelación del torneo en el que ha superado a los tres primeros del escalafón mundial al vencer a Rafa Nadal en cuartos, a Novak Djokovic en semifinales, y a Roger Federer, hoy.

El argentino infligió, además, la primera derrota en pista cubierta al suizo después de casi dos años, concretamente desde que le arrebatara la Copa Masters de 2005 en Shanghai, el éxito más importante de su intermitente carrera, en la que destaca la final de Wimbledon en 2002.

Nalbandián, que llegó a ser número tres del mundo en marzo de 2006, había pasado una campaña aciaga, más centrado en sus aventuras en los rallys que en el mundo de la raqueta. No obstante, Madrid es una de sus citas ineludibles y un año más no falló. El argentino ya había sido finalista en 2004, ante Marat Safin, y semifinalista los últimos cuatro años.

Federer ganaba el primer set con contundencia 

Federer comenzó como acostumbra, muy favorecido por la falta de fortuna de su oponente, a quien se iban las bolas por escasos centímetros de la línea. Así, el suizo, sin despeinarse, gozó de la primera ventaja al aprovechar su primer punto de 'break' en el cuarto juego (3-1).

Nalbandián seguía con su tenis agresivo y lo terminó pagando, pues su temeridad no le dio frutos y sus errores eran aprovechados por el helvético, que sin grandes esfuerzos contó con dos nuevos puntos de 'break' en el sexto juego para encarrilar su victoria (5-1). Así, pudo cerrar la manga con un contundente 6-1, resultado totalmente injusto para el hacer del tenista de Córdoba.

Nalbandián tuvo que remontar

No obstante, el argentino no se vino abajo y saltó a la cancha en el segundo set aún más mordaz, apelando al espíritu que le permitió remontar ante el checo Tomas Berdych en segunda ronda cuando peor le iban las cosas (4-6 y 1-4 en el electrónico).

Así, el vigésimo quinto jugador del ranking mundial certificó su primera ventaja al romper el saque a Federer en el segundo juego (2-0), que amplió con su siguiente servicio. Mediado el cuarto juego (30-30), llegó la anécdota de la final, que tuvo que ser aplazada durante unos minutos por una fuga de agua de uno de los aspersores que riegan las flores de los palcos.

El incidente hizo perder la concentración a Nalbandián, pero Federer no terminó de aprovecharlo a pesar de que con su servicio se apuntaba los juegos en blanco. El pentacampeón de Wimbledon pudo neutralizar la renta en el séptimo juego, pero el argentino tiró de casta para mantener su saque con un increíble punto en la red.

Federer no sabía cómo reaccionar y ni siquiera el cambio de raqueta le permitió devolver el 'break' a un Nalbandián que estaba siendo muy superior sobre todo a nivel mental y que finiquitó el parcial por 6-3.

En la última manga, Nalbandián volvió a ser el más hábil y logró su primera ventaja en el tercer juego (2-1). Federer, bloqueado mentalmente ante uno de los rivales a los que "más miedo tenía" según confesó ayer, no era capaz de dar la réplica. Su falta de acierto --38 errores no forzados por 24 de Nalbandián--, la terminó pagando para despedirse del torneo al permitir que su adversario cerrara el partido al resto.

Así, el argentino sumó el sexto título de su carrera -Estoril 2002 y 2006, Basilea, Múnich y Copa Masters, y el primero desde que alzara el trofeo en Estoril, en mayo de 2006 para confirmar su regreso a la primera plana del tenis mundial.

Además, entró a formar parte del selecto club de verdugos de Federer, que hoy encajó su séptima derrota, esta temporada integrado por Rafa Nadal -Montecarlo y Roland Garros--, Guillermo Cañas -Indian Wells y Miami--, Novak Djokovic -Canadá-- y Filippo Volandri -Roma--.