Domingo, 21 de Octubre de 2007

Bhutto visita a los heridos por el atentado y pide ayuda internacional en la investigación

EFE ·21/10/2007 - 18:16h

EFE - Vista del funeral por algunas de las víctimas del atentado cometido contra la comitiva de la ex primera ministra de Pakistán, Benazir Bhutto. EFE/Archivo

Según informó el canal de noticias Geo Tv, la ex primera ministra llegó por la tarde al hospital Jinnah, en el interior de un vehículo blindado y bajo estrictas medidas de seguridad, y más tarde se desplazó a la tumba de un santo sufí para rendirle homenaje.

"Nos gustaría que el Gobierno pida ayuda a la comunidad internacional, porque tienen expertos en materia antiterrorista que serán capaces de investigar unos ataques como estos", dijo Bhutto a la prensa.

La visita de Bhutto se ha producido el mismo día que varios líderes de su Partido Popular de Pakistán (PPP) han presentado una denuncia en su nombre en comisaría, citando varios nombres de personas que deben ser investigadas.

El doble atentado tuvo lugar cuando la comitiva de Bhutto, que acaba de regresar a Pakistán tras ocho años y medio de exilio en Londres y Duabai, marchaba por las calles de Karachi entre cientos de miles de personas que le daban la bienvenida.

En una rueda de prensa que tuvo lugar el viernes, Bhutto reveló que había escrito una carta al presidente paquistaní, Pervez Musharraf, con los nombres de tres personas a las que habría que investigar si a ella le ocurriera algo.

Aunque Bhutto no ha precisado públicamente los nombres de las personas que profirieron las amenazas, el periódico paquistaní "The News", que cita fuentes no identificadas, señala al jefe del Gobierno de la provincia de Sindh (cuya capital es Karachi), Arbab Ghulam Rahim; al jefe del Gobierno del Punjab (este), Chaudhry Pervez Elahi, y al jefe de la Oficina de Inteligencia de Pakistán, Ejaz Shah.

A la busca de pistas para aclarar las dos explosiones, la Policía difundió ayer, sábado, el retrato de uno de los presuntos responsables del ataque, tras recuperar su cabeza -seccionada del resto del cuerpo- entre los restos de una de las dos explosiones.