Domingo, 21 de Octubre de 2007

La UE seguirá las negociaciones de la reforma vino con la discusión sobre las ayudas

EFE ·21/10/2007 - 14:14h

EFE - Imagen de archivo de la ministra de Agricultura y Pesca española, Elena Espinosa. EFE

Los ministros de Agricultura de la UE continuarán mañana en Luxemburgo las negociaciones para la reforma de la Organización Común de Mercado (OCM) del vino, con una discusión sobre qué tipo de ayudas deben darse a los afectados por las medidas que ha propuesto Bruselas.

El Consejo de ministros seguirá los debates sobre la propuesta de la Comisión Europea (CE) para modificar la regulación vitivinícola, con el objetivo de llegar a un acuerdo en diciembre.

Asistirá la ministra española de Agricultura, Elena Espinosa, acompañada por la consejera del ramo de Baleares, Mercé Amer, quien este semestre representa a las comunidades autónomas en los Consejos de la UE.

La reforma que pretende Bruselas plantea medidas para promover el arranque voluntario de 200.000 hectáreas en todas la UE, con ayudas durante cinco años para fomentar que abandonen el sector los viticultores menos competitivos y en el 2014 liberalizar el cultivo de viñas, ahora restringido por los derechos de plantación.

La CE propone mantener el presupuesto actual y repartirlo, por un lado para los programas de arranque y por otro, en los "sobres nacionales" que distribuirían según su criterio los países.

Bruselas plantea además suprimir ayudas de interés para España como las del mosto o a la destilación de alcohol de uso de boca (usado en el brandy).

En los debates celebrados hasta ahora, ha tomado protagonismo la idea de la CE de prohibir el añadido de azúcar al vino, lo que se conoce como "chaptalización".

Sólo apoyan a la CE en este punto España y los países del sur, pero 20 están en contra, con Alemania al frente, porque utilizan esa técnica para compensar la falta de sol o por ser estados productores de azúcar. Francia está a medio camino entre ambas posturas, pues en el norte sus productores practican la "chaptalización".

El añadido de azúcar al vino "hace difícil que progrese la negociación de la reforma" y la CE ya ha hecho algunas propuestas en grupos técnicos de expertos, aunque no han tenido éxito, según varias fuentes.

Mañana, los ministros deberán posicionarse sobre los apoyos que creen que deberían darse a los sectores que van a verse afectados por las medidas de la reforma, según un cuestionario remitido por la presidencia portuguesa de turno de la UE.

Para España, se trataría de buscar compensaciones a la desaparición de las ayudas al mosto o a la destilación de alcohol de uso de boca, por afectar, además, a industrias de bebidas como la del brandy, explicaron fuentes diplomáticas.

Los ministros estudiarán si para mitigar el impacto de lar reforma, los países podrían usar parte del presupuesto que tendrán en su "sobre nacional" para dar un pago único -por hectárea o por explotación -independiente de la cantidad cosechada, como ya se aplica a otros sectores (olivar, frutas o cereal)

Para España, el pago único es una alternativa a la ayuda al mosto o destilación para alcohol de uso de boca.

Fuentes diplomáticas españolas explicaron que dentro de la negociación de la reformas, España es optimista respecto a los movimientos de la Comisión para atender sus peticiones, incluso en otros aspectos como la regulación de la producción por parte de las denominaciones de origen.

Señalaron que el debate de mañana será fundamental para ver en qué dirección irán las negociaciones de la reforma, en su recta final.